Entrevista:JOSÉ ANTONIO ALONSO | Portavoz parlamentario del PSOE

"Las alianzas serán posibles cuando los demás partidos se estabilicen"

Hace ocho años, José Antonio Alonso (León, 1960) dio el paso de colgar la toga y zambullirse en la política de la mano de su amigo José Luis Rodríguez Zapatero. A este juez, que ingresó en la carrera por oposición a los 25 años, Zapatero le hizo ministro del Interior cuando él creía que iba a Justicia; le sacó de ahí dos años después para destinarle a Defensa y, ahora, de nuevo para su sorpresa, le pone al frente del Grupo Socialista: uno de los puestos de más responsabilidad, ya que tiene que sacar adelante en el Parlamento los proyectos del Gobierno con ayuda de otros.

Pregunta. ¿Se ve ya en el cargo de portavoz parlamentario?

Respuesta. Quien me conoce sabe que medito las cosas antes de aceptarlas. Me ofrecieron un cargo de gran responsabilidad y consideré si podía hacerlo razonablemente bien. Acepté e intentaré hacerlo lo mejor posible.

"Mi compromiso con el PSOE es indudable, pero no descarto afiliarme"
"Es difícil pactar, porque todos tienen en discusión sus liderazgos"
"Rechazo que el PP condicione renovar el CGPJ a la reforma de la justicia"

P. ¿Qué argumentos utilizó Zapatero para convencerle?

R. Estuvimos hablando en general del perfil del cargo, de lo que se esperaba de mí, de las expectativas de la legislatura, de lo que supone ser portavoz, que es una responsabilidad exigente que hay que tomar de forma madura y sensata.

P. ¿Es optimista sobre el pacto de la Justicia con el PP?

R. Tenemos la voluntad clara de llegar a acuerdos con el PP. Por parte del PP hay una voluntad declarada de pactar la renovación del Consejo del Poder Judicial antes del verano. Veremos si los hechos lo confirman. España no puede sufrir el deterioro institucional que está sufriendo por el incumplimiento del plazo constitucional durante casi año y medio. En esta legislatura hay que abordar la modernización de la Justicia; el CGPJ es uno de los actores principales en ese proceso y debe estar gobernado por un equipo nuevo que tenga frescura e ideas. Y el Constitucional es el máximo intérprete de la Constitución y no puede estar sometido a incumplimientos.

P. ¿No le han dado ya un triunfo al PP al aceptar negociar un pacto de la Justicia como condición para la renovación?

R. Hemos dicho que la renovación se tiene que producir en este periodo de sesiones. Al mismo tiempo, es posible un acuerdo sobre modernización de la Justicia para desarrollarlo a lo largo de la legislatura, para que preste un servicio sin dilaciones y con calidad. El PSOE y el Gobierno ya están trabajando en procesos normativamente más ágiles y en un compromiso presupuestario.

P. ¿El PP acepta primero la renovación y luego el pacto?

R. Es de puro sentido común. Hay un plazo constitucional que se ha incumplido y supone un deterioro de una institución del Estado que no podemos admitir. A partir de ahí, es el nuevo Consejo el que puede y debe abordar aspectos esenciales de la reforma de la Justicia, como servicio público. ¿Qué vamos a esperar? ¿A una reforma de la Justicia y luego proceder a renovar a quienes tienen que ser los actores principales de esa reforma? ¿Vamos a estar tres años más con esta composición del Poder Judicial?

P. O sea, que no aceptan que sea condición previa.

R. Lo rechazamos. Para algo tan importante como los acuerdos para instituciones básicas del Estado hay que tener espíritu de consenso, altura de miras y buen talante.

P. ¿Si no fuera posible el acuerdo, qué puede hacer el Gobierno? ¿Puede tal vez cambiar la ley para provocar el cese de este Consejo?

R. La Constitución establece que la renovación del CGPJ exige tres quintos de las Cámaras y eso obliga a un acuerdo entre el PSOE y el PP. Es una condición constitucional y no quiero ni imaginarme que un gran partido esté por seguir incumpliendo este plazo constitucional. Las declaraciones de consenso hay que acompañarlas de hechos. Por ejemplo, por nuestra parte pidiendo al ministro de Justicia que les explicara los planes en los que ya está trabajando.

P. ¿Cree que el PP en vísperas de su congreso está en condiciones de pactar con el PSOE?

R. El PP tiene problemas serios de liderazgo y de funcionamiento, pero hablamos de cuestiones que tienen que estar por encima de la situación concreta de un partido. Yo debo hablar con quienes tienen la representación legítima del partido, Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. Lo que no puede hacer nadie es asumir que los problemas de un partido los trasladen a los demás, cuando hablamos de cuestiones de Estado.

P. El PP les ha pedido que renuncien a propuestas de su programa, como el cambio de modelo de CGPJ y la instrucción de los fiscales. ¿Están dispuestos?

R. Los consejos autonómicos de Justicia son regulados por estatutos de autonomía y, si son constitucionales, habrá que desarrollarlos con arreglo a las previsiones estatutarias. No debería haber problemas porque el PP apoyó el Estatuto de Andalucía, que crea consejos idénticos al que se crea en Cataluña. Si se quiere trasladar la idea de que los consejos autonómicos van a sustituir al CGPJ, nunca ha estado en nuestra mentalidad y nuestra práctica política. Actuarán por delegación, dentro de los márgenes constitucionales y estatutarios. Respecto al fiscal, en el programa decimos que debe dirigir la instrucción bajo el control de un juez de garantías, pero eso no tiene nada que ver con el servicio público de la Justicia o con inyecciones presupuestarias o recursos o modernización de la Justicia.

P. Ustedes alardean de su soledad y así lo hicieron en la investidura, pero necesitarán votos para sacar adelante leyes. ¿Qué estrategia tienen para las alianzas?

R. Lo primero que hay que tener en cuenta es que los españoles, con su voto, han decidido una composición parlamentaria para que gobernemos nosotros. Hemos dicho que vamos a gobernar de manera dialogante, con tolerancia y con acuerdos, con fórmulas estables de colaboración, para administrar de forma sensata nuestra mayoría. Por eso hay que buscar acuerdos de Estado y apoyos parlamentarios para sacar adelante las iniciativas. Pero hay un dato político objetivo, y es que todos los partidos, salvo el PSOE, están en momentos de debate y discusión interna, con congresos en poco tiempo, y tendrán que definir liderazgos. Mientras eso no ocurra, los acuerdos o un marco de estabilización de los acuerdos son difíciles, francamente. La estabilización de determinadas alianzas será más posible cuando los partidos tengan situaciones internas más estables.

P. Con el PNV, ¿habrá que esperar a las elecciones vascas?

R. De esas elecciones lo único que queremos destacar es que el PSE tiene expectativas muy legítimas y muy razonables de conseguir una mayoría. Tenemos la fortaleza suficiente para convertir en realidad esa expectativa.

P. ¿Cuál es su pronóstico sobre la consulta de Ibarretxe?

R. El plan Ibarretxe es inconstitucional e ilegal y está destinado al fracaso, no tiene viabilidad.

P. ¿Le sorprende que el PP haga oposición con la liberación de los secuestrados en Somalia?

R. La pregunta es: ¿Se había hecho alguna vez? La respuesta es no. Por eso es rechazable que se convierta en problema político algo que nunca lo ha sido. La obligación de cualquier Gobierno sensato es garantizar la vida de los ciudadanos. Se ha conseguido trabajando bien y coordinadamente entre los distintos ministerios y, como en cualquier otro país que ha tenido un problema similar, se ha hecho de forma reservada y prudente. El objetivo se ha conseguido: salvar la vida de los marineros.

P. ¿Se va a afiliar al PSOE?

R. No lo descarto. Mi compromiso con el partido está fuera de dudas, a todos los niveles. Pero no descarto afiliarme.

José Antonio Alonso, el pasado lunes, en su despacho del Congreso de los Diputados.
José Antonio Alonso, el pasado lunes, en su despacho del Congreso de los Diputados.CRISTóBAL MANUEL

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50