Reportaje:El Madrid gana su 31ª Liga

El goleador resucitado

Raúl ha regresado al área para volver a ser el gran referente ofensivo y ha aumentado su poder dentro del club

Hace un año, Raúl creía que su reputación estaba en peligro. No le faltaba razón. El presidente, Ramón Calderón, heredó de Florentino Pérez una serie de informes negativos. Uno de ellos era de Arrigo Sacchi y afirmaba dos cosas: primero, que Raúl era el líder de una camarilla que tenía al vestuario partido en dos facciones irreconciliables; segundo, que el capitán había perdido la velocidad necesaria para jugar en el área. Pedja Mijatovic, el sucesor de Arrigo Sacchi, no opinaba mejor. Según Capello, el director de fútbol del Madrid se pasó varios meses agitando una lista de jugadores para descartar. El primero de todos, Raúl.

Hoy, después de coleccionar su sexto título de Liga, Raúl es un vencedor indiscutible. Ha regresado al área y ha vuelto a ser el goleador del equipo con 17 tantos. Junto con los trofeos y los goles, ha sabido hacerse con una importante cuota de poder dentro del club. Ahora se codea con Mijatovic. Pero su problemática interna no ha cambiado. Los sentimientos del capitán madridista siguen siendo inescrutables. Quienes conviven con él en el club, tras años de observación, no tienen dudas: "Su carácter le lleva a perseguir todo aquello que no tiene. Vive rodeado de una multitud que le pide que le resuelva problemas y él se ha acabado implicando en todo. Quiere estar al tanto de todo: desde el día que libra la chica de la limpieza, hasta las últimas negociaciones de fichajes. Esto produce poder, pero no le permite disfrutar del fútbol".

El delantero no marcaba tantos goles, 17 en Liga, desde 2003 con Del Bosque
Capello le obligó hace un año a partir desde 20 metros atrás para que jugara "sin balón"
Schuster le ha devuelto a la portería contraria y le ha liberado de defender
Su mejor temporada, sin embargo, no ha hecho que Luis le cite para la selección
Especial: Así se ha proclamado campeón el Real Madrid. Los mejores goles, resúmenes, elige al mejor jugador y más

Más información

Raúl no marcaba tantos goles desde la temporada 2002-2003. Fue la última Liga de Del Bosque. Entonces, como ahora, el promedio anotador del delantero alcanzó un gol cada dos partidos. Pero entre 2003 y 2007, los técnicos que desfilaron por el Bernabéu, desde Queiroz hasta Capello, estuvieron de acuerdo en desplazarlo al medio campo.

Ángel Cappa se exaspera: "Durante tres años los entrenadores alejaron a Raúl de su hábitat natural; pero Raúl nunca perdió su potencial goleador". Cappa, que como segundo entrenador en el cuerpo técnico de Valdano fue responsable del debut de Raúl en Primera en 1994, hace un análisis vehemente: "Poniéndolo como volante por derecha, Capello estuvo a punto de hacer que Raúl dejara el fútbol. Hizo lo mismo que Ferguson con Rooney en el Camp Nou. Si a Rooney lo pones como volante por la derecha hará dos goles por temporada. Los entrenadores suelen partir desde su vanidad. Imponen el dibujo por encima de los jugadores. Si pones a Raúl de central, también se va a adaptar. Pero sería imperdonable. Es tan indiscutible que no es un central como que no es un mediocampista".

Capello nunca estuvo de acuerdo en traspasar a Raúl, como planeaba Mijatovic. Tampoco consideró que ponía a Raúl a jugar en el medio campo. Aunque lo obligó a partir desde 20 metros más atrás, para el italiano "Raúl jugó de segunda punta". En las charlas con sus colaboradores, el ex entrenador madridista argumentó el desplazamiento con una sentencia: "Raúl es el único jugador de la plantilla capaz de moverse sin balón".

Schuster decidió devolver a Raúl a las inmediaciones de la portería contraria y lo liberó de cargas defensivas. Manuel Ruiz, mano derecha del técnico, lo explicó en los primeros meses de la temporada como una cadena de ajustes: "Adelantamos la defensa unos metros con la ayuda de Pepe, que tiene velocidad para jugar con espacio a sus espaldas. Esto nos permite situar más arriba el medio campo y colocar a jugadores como Robinho y Raúl donde hacen más daño".

El plan de Schuster, sencillo por natural, dio buenos resultados. Hasta la jornada 33ª el Madrid marcó 68 goles, la mejor estadística de los últimos cinco años. Raúl se desenvolvió con acierto, según fuentes del club, debido a cuatro factores: "Su inteligencia superior; la posibilidad de ir a la Eurocopa para demostrar que no está acabado; su posición cerca de la portería; y el hecho de que ha jugado casi 3.000 minutos".

Curiosamente, el equipo técnico que dirige Luis Aragonés para elaborar la lista de convocados para la Eurocopa tiene muy en cuenta los goles en función del tiempo jugado. Hasta la jornada de ayer, Raúl era el quinto delantero español más eficaz, con una frecuencia realizadora de un gol cada 170 minutos. Lo superaban Torres (un gol cada 110 minutos), Llorente (cada 120), Güiza (123) y Villa (138).

Raúl, a punto de rematar.
Raúl, a punto de rematar.ULY MARTíN

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50