El plan para el fracaso escolar nacerá sin dinero

El plan de choque diseñado por la Secretaría Autonómica de Educación para combatir el fracaso escolar entre el alumnado de 3º y 4º de ESO con menos posibilidades de obtener el título de graduado en septiembre -o aquel que cursando el último año de Secundaria se arriesgue a suspender y no poder proseguir con sus estudios postobligatorios de Bachillerato- nacerá en julio en forma de "programa experimental", según la orden publicada el viernes en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana. Y también "sin presupuesto alguno", según denunciaron ayer por separado los sindicatos UGT y CSIF.

Además, el marco jurídico escogido por la Generalitat valenciana para impartir las llamadas "clases de refuerzo entre el 4 y el 24 de julio próximos" concibe la participación del profesorado como "voluntaria", y para más inri, la reduce sólo para el personal docente adscrito a los departamentos de cuatro asignaturas instrumentales -Matemáticas, Castellano, Valenciano e Inglés-. Ello ha provocado el "rechazo" frontal ante un plan que ambos sindicatos "consideran necesario", pero que peca de toda "ausencia de negociación" laboral y nace "sin un soporte económico".

El plan de choque se dirige a alumnos de 3º y 4º de ESO
Educación ahorra 2.100 euros por docente a cambio de 100 créditos

Dos aspectos que, en opinión de Gerardo Fernández, de la ejecutiva de UGT, anticipan "los escasos resultados que producirá" un programa diseñado para "maquillar los resultados académicos en unas décimas y en el último momento del curso, con unas clases de verano de tres o cuatro semanas, cuando debería haberse hecho durante todo el curso académico".

En la misma línea, la central sindical CSIF rechaza la fórmula valenciana que conmutará "el trabajo de voluntariado docente con 100 créditos en concepto de formación", en vez de pagar en metálico "un mínimo de 30 euros [como ocurre en autonomías con planes de refuerzo por hora extra y a lo largo de todo el curso]". Es decir que, según este sindicato, "se compensará al profesorado en julio como si hubiera hecho un curso de formación, sin haberse instruido ni en técnicas pedagógicas ni didácticas", lo cual es a todas luces "una perversión" del sistema de formación y del de retribuciones vigentes.

El CSIF calcula que con esta fórmula de "créditos a la formación", la consejería valenciana se ahorrará en julio "un mínimo de 2.100 euros por profesor, en concepto de 30 euros por cada hora de trabajo". Razones por las cuales este sindicato advirtió ayer de que "estudiará la posible ilegalidad de la norma".

Por su parte, UGT ya había anticipado "serias dudas" sobre "una norma que discrimina a los 15.000 profesores del sistema valenciano que en julio no pueden optar a los créditos (desplazados, en prácticas, opositores o interinos)", y también a los que no están adscritos a alguna de las cuatro áreas de refuerzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50