Greenpeace recela de los residuos

Greenpeace que teme que los residuos que están generando las labores de rescate del barco chatarrero New Flame se traten sin haber descartado su posible contaminación por sustancias peligrosas para la salud y el medio ambiente. En un comunicado, la organización ecologista pide a la Junta que paralice el traslado y tratamiento de los residuos hasta que se conozca la composición de la chatarra y se descarte la presencia de materiales peligrosos.

La Junta, según Greenpeace, debe asegurar la gestión correcta de los residuos, ya que es la administración responsable de protección ambiental y salud ante el traslado y tratamiento de los residuos del New Flame. Sara del Río, responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace, señaló ayer que para saber cómo se debe tratar tanto la carga de chatarra como el pecio, hay que conocer la composición de los materiales, ya que ambas partes pueden estar contaminadas.

Los ecologistas llevan siete meses preguntando al Gobierno español la composición exacta de las 42.000 toneladas de chatarra del buque. La chatarra de hierro, dependiendo de su procedencia, puede contener aceites y grasas contaminadas con PCB, metales pesados y, en el peor de los casos, sustancias radiactivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50