La auditoría corrige al Guggenheim

Un informe concluye que la Sociedad Tenedora perdió 1,5 millones en 2007

La auditoria de la Sociedad Tenedora de Arte Moderno y Contemporáneo -formada a partes iguales por la Diputación de Vizcaya y el Gobierno vasco para la adquisición de la colección del Museo Guggenheim Bilbao- ha detectado unas pérdidas de 1,5 millones de euros en la cuenta de resultados del ejercicio de 2007, derivadas de la diferencia entre la pérdida de 3,6 millones por la evolución del tipo de cambio del dolar y los ingresos financieros de 2,1 millones. El informe del auditor corrige el balance presentado por la Sociedad Tenedora, que contabilizaba las pérdidas por diferencia de cambio de divisas como mayor valor del inmovilizado (los bienes adquiridos para ser utilizados de forma duradera, en este caso las obras de arte).

Vidarte dice que fallaron las previsiones sobre la evolución del dólar

Las diferencias vuelven a centrarse en contabilizar como mayor valor de las obras las pérdidas por el tipo de cambio del dólar, un criterio que fue censurado por el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas (TVCP). Al analizar las operaciones de compra de dólares entre 2002 y 2005 destinados a la adquisición de las esculturas La materia del tiempo, de Richard Serra, el Tribunal etectó seis millones de pérdidas por el descenso del valor del dólar en el mercado de divisas. El auditor avala el principio de contabilizar como inmovilizado material los gastos asociados a la compra de obras de arte, pero considera que este principio sólo puede ampliarse a las diferencias de cambio desde la fecha en que exista un contrato que vincule a las partes en el encargo.

El director general del Guggenheim, Juan Ignacio Vidarte, se encargó de presentar ayer la primera auditoria anual que se realiza sobre las cuentas de la Sociedad Tenedora, que desde su creación en 1996 ha contado con cerca de 90 millones de euros para la compra de obra. El informe, realizado por la empresa Attest, ya ha sido enviado al Parlamento vasco, que aprobó por unanimidad el mes pasado que la sociedad se someta anualmente a un control económico para evitar que se repitan la irregularidades detectadas en el informe del TVCP. La decisión de realizar la auditoria había sido tomada por el consejo de la Sociedad Tenedora con anterioridad al mandato parlamentario.

Vidarte reconoció que las operaciones de compra de divisas que desembocó en las pérdidas de seis millones en la compra de las esculturas de Serra fue desafortunada. Entonces, con el asesoramiento del BBVA, se pactó, a través de un producto financiero denominado Foward Plus, un cambio que oscilaba entre 0,92 y 0,99 dólares por euro, para comprar 28 millones de dólares entre 2002 y 2005. Pero cambió la tendencia al alza que mantenía el dólar desde 1999 y la revalorización del euro provocó una pérdida de seis millones de euros.

"Fallaron las previsiones en las que se basó la operación", admitió Vidarte. A la vista de estos resultados, la Sociedad Tenedora ha renunciado a realizar operaciones de aseguramiento en el cambio de dólares, la divisa que se utiliza en el mercado internacional del arte. Los pagos se realizaran a la cotización vigente en el día. "Habrá gastos o ingresos contables derivados de la cotización del dólar, se acuda o no a operaciones de aseguramiento", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50