Entrevista:FÁTIMA RAMÍREZ | Diputada más joven del PSOE

"¿Cambiar? Nada. Hay que seguir avanzando "

Fátima Ramírez, la diputada más joven del PSOE, celebraba ayer algo más que su reciente cargo en el Parlamento andaluz. "He venido con mi marido. Nos casamos en noviembre", anuncia a la salida del acto de inauguración. Y busca a su chico con la mirada.

Lleva un chaqueta roja y una falda estampada, roja y blanca. Tiene 28 años y es cordobesa. "Concretamente de Belmez", especifica. Se le nota muy contenta por su nuevo cargo pero sabe que se trata de una "responsabilidad seria".

Ramírez se define como socialista de nacimiento. "Mi madre fue la primera concejala del PSOE en Belmez. En 1975, mi padre fundó, con otros, la agrupación del PSOE del pueblo ". Recuerda que un día, todavía muy pequeña, se levantó y dijo: "Papá, quiero ser socialista".

Más información

La diputada estudió Administración y Dirección de Empresas en Córdoba. Preguntada por lo primero que cambiaría en la sociedad española actual, contesta con mucha prudencia, con el mensaje de continuidad de su partido bien interiorizado: "¿Cambiar? Nada. Hay que pensar en positivo. Lo que debemos hacer es seguir avanzando. Pensar en un presente, que ya es próspero, y en un futuro mucho mejor". Y no olvida su condición de mujer: "Voy a luchar para solucionar los problemas de los jóvenes como yo. Pero también, y en especial, por los derechos de las mujeres".

Piensa que su partido, el PSOE, ya intenta solucionar los mayores problemas de la juventud, como "no poder tener un piso" o el desempleo: "Desde diciembre, estamos desarrollando la ley de la vivienda. En 10 años tendremos más de 700.000 viviendas", explica convencida.

Ramírez apuesta por una etapa de proyectos comunes y sin enfrentamientos. "Como ha dicho la presidenta del Parlamento, ésta va a ser una legislatura de diálogo y toma de acuerdos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de abril de 2008.