Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

La campaña más mortecina

De la Vega es la excepción entre unos candidatos de perfil bajo o ausentes

Pasado el ecuador, la campaña en la Comunidad Valenciana, con la notable excepción de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y, en menor medida, del candidato del PP por Valencia, Esteban González Pons, languidece mortecina. El marcado carácter presidencialista de estas elecciones generales, cada vez más polarizadas en torno a Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy, contribuye a difuminar el perfil de los candidatos de los distintos partidos.

Pero no es sólo esto.

En el PSOE sorprende la práctica desaparición de su número uno por Alicante en una circunscripción donde se ha incrementado el número de escaños y donde, se suponía, los socialistas tenían que poner toda la carne en el asador. Bernat Soria, candidato y ministro de Sanidad, está ausente. Fuentes del partido creen que está más preocupado por su proyección en la política española que en trabajarse la circunscripción por la que se presenta. Y no falta quien apunta que "no acaba de fiarse del PSPV de Alicante". Los vacíos que deja Soria los cubre la secretaria de Estado para la Cooperación, Leire Pajín, muy activa en Alicante y en el resto de la Comunidad Valenciana. Pajín mantiene numerosos contactos con dirigentes comarcales de su partido aprovechando la campaña.

Bernat Soria y Juan Costa están 'desaparecidos' en Alicante y Castellón

Fernández de la Vega tampoco es que acabe de fiarse demasiado de la organización territorial de su partido. Pero en la plaza de toros de Valencia proclamó que iba a "dejarse la piel" para obtener el mejor resultado. Nadie le puede objetar su dedicación. Dobletes o tripletes si hace falta. Por la mañana en Madrid, a mediodía en Valencia y por la tarde alguna comarca si lo exige el guión.

Jordi Sevilla, número uno por Castellón realiza una campaña más clásica con actos en comarcas y reuniones sectoriales con colectivos y asociaciones empresariales.

La actividad del ex ministro de Administraciones Públicas, pese a la falsilla sobre la que discurre, resulta desbordante comparada con la de su adversario del PP. Juan Costa, que ya aceptó a regañadientes el ir por Castellón, apenas si aparece por su circunscripción después del inicio de campaña. Federico Trillo, en Alicante, tan activo en otras épocas, ha reducido al mínimo sus apariciones. La sombra del Yak-42 es muy grande.

Sea por el efecto arrastre de De la Vega o sea porque lo quieren promocionar, González Pons es el candidato con mayor presencia del PP (lleva tres comparecencias en las cadenas nacionales defendiendo los colores de su partido), aunque muy encorsetado y sin perfil propio.

En medio de tanto bipartidismo, EU, con Antonio Montalbán, pelea pata hacerse notar.

FERNÁNDEZ DE LA VEGA. Una campaña en positivo y sin crispaciones para conseguir el voto útil de los indecisos

La vicepresidenta del Gobierno intenta por todos los medios que el PSOE pierda la etiqueta del "partido del NO" ante los valencianos. Por eso ha apostado por una campaña en positivo, rehuyendo la crispación y la descalificación, incluso cuando desde la Generalitat se denuncia el boicoteo de Rodríguez Zapatero. Su objetivo: lograr el voto útil de los indecisos. "De cada cuatro, tres son potenciales votantes progresistas", afirman en su entorno. Para lograrlo se recorrerá toda la provincia de Valencia. De la Vega quiere lograr un diputado más que en 2004.

BERNAT SORIA. Su agenda institucional y su proyección científica hacen que su participación sea escasa

Bernat Soria abrió la boca en un mitin y dejó boquiabiertos a los militantes y simpatizantes socialistas. Pero después poco más se supo de él. En el PSPV de Alicante reconocen que "no se acaba de fiar" del partido y echan en falta una participación más activa del ministro en la capital de la provincia y en su área de influencia. Candidato de tardes y de fines de semana, su equipo, pese a ello, no se explica muy bien el porqué de la escasa proyección pública de los actos que protagoniza, muy centrada en reducidos grupos sociosanitarios.

ANTONIO MONTALBÁN. Un luchador contra el bipartidismo y la crisis de Esquerra Unida

Antonio Montalbán tiene dos adversarios con los que pelear: la bipolarización de la campaña entre el PSOE y el PP y la crisis de Esquerra Unida, que acabó con la escisión de Iniciativa. Pero este vecino del barrio de Malilla de Valencia se faja a contracorriente de AVE, fórmulas 1 o copas del América con la esperanza y la ilusión de mantener el escaño que EU tiene en Valencia. Su campaña, austera porque su partido no anda sobrado de dinero, reclama una vivienda digna, una ley de plazos para el aborto y un estado laico.

ESTEBAN GONZÁLEZ PONS. La apuesta del PP en las televisiones nacionales para contrarrestar a la vicepresidenta

Esteban González Pons comenzó la precampaña arremetiendo con todo contra la vicepresidenta De la Vega, y acompañado por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. A medida que avanzó la campaña, comenzó a tener perfil propio apoyándose en la televisión. Canal 9 se ha volcado con él y sus apariciones en TVE y en La Sexta se explican en parte por el intento de su partido de contrarrestar la presencia de De la Vega. Pons ha tenido que 'soportar' la presencia del Consell.

FEDERICO TRILLO La sombra del Yak-42 reduce su antaño frenética actividad

Los colaboradores del ex ministro de Defensa de Aznar justifican el bajo perfil de la campaña de Federico Trillo, afirmando que no les conviene movilizar al electorado socialista con una presencia notoria de su jefe de filas. Pero este Trillo dista mucho del que en anteriores legislaturas marcaba la agenda política todos los días con ocurrencias, iniciativas y oratoria encendida. La sombra del accidente del Yak-42 es tan grande que le obliga a realizar actos en lugares periféricos y acompañar a Francisco Camps.

JUAN COSTA. La falta de hueco en la lista de Madrid le obligó a aceptar Castellón

Juan Costa, número uno del PP por la provincia de Castellón, lo niega siempre que puede, y siempre que puede manifiesta su satisfacción por ser candidato por su tierra. Lo cierto es que presentó la candidatura de su partido y se 'evaporó' arguyendo su condición de coordinador nacional del programa del PP. El ex ministro de José María Aznar quería ir en la lista de Madrid, pero se encontró con que no había hueco para él y tuvo que regresar a su ciudad natal. También es un candidato de fines de semana y ratos sueltos.

JORDI SEVILLA. Un profesional que se trabaja la circunscripción de manera tradicional

Desde la pegada de carteles, el candidato del PSOE, Jordi Sevilla, se ha reunido con agricultores, sindicatos, empresarios, discapacitados, sectores y colectivos que sumó a otros, como el azulejero, con quienes ya tuvo en encuentro en la precampaña. Sevilla ha acudido además a actos fuera de la Comunidad Valenciana. Su campaña está resultando la más activa, sobre todo en comparación con la de Juan Costa, que desapareció de Castellón horas después de iniciarse la campaña y no ha regresado hasta el final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 2008

Más información