La precampaña electoral

"¿Nos van a pasar un catálogo de costumbres españolas?"

Los derechos y deberes de los inmigrantes en España están recogidos en las leyes, así que ningún "contrato" puede limitarlos, como pretende Mariano Rajoy. Se lo advirtieron ayer al líder del PP los responsables de varias ONG que, al igual que partidos y sindicatos, censuraron de plano la iniciativa del candidato.

- ONG: "Anticonstitucional". "Es anticonstitucional: los derechos no pueden estar condicionados a una nacionalidad o una situación administrativa", declaró Javier Ramírez, de SOS Racismo. "La integración no se puede plantear por decreto o por contrato. Además, ¿qué van a hacer? ¿pasarnos un catálogo de las costumbres españolas?", bromeó Kamal Rahmouni, presidente de ATIME. "Pretende ofrecer una imagen de dureza frente a la inmigración, asociándola a la delincuencia. Es un discurso muy peligroso", advirtió Mauricio Valiente, portavoz de CEAR.

- Rumí: "No se entiende". La secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, no entró en el fondo de la propuesta de Rajoy por una sencilla razón: "No se entiende nada de lo que ha dicho". Pero agregó: "En cuanto a lo poco que se entiende, como las referencias a la reagrupación familiar, demuestra una franca ignorancia: España ya ha traspasado la directiva europea que la regula".

- PSOE: "¿Son poco de fiar?". "El PP necesita que los inmigrantes firmen un papel en el que digan que van a ser buenos y a cumplir con la ley porque, para la derecha, los inmigrantes son gente de poco fiar", afirmó Pedro Zerolo, secretario de Movimientos Sociales del PSOE. A su juicio, la propuesta de Rajoy es una "ocurrencia sin sentido".

- IU: "Rajoy ve fantasmas". Gaspar Llamazares, coordinador de IU, cree que "el PP está más preocupado por tranquilizar a su electorado sobre los supuestos problemas de seguridad que crean los inmigrantes que por plantear una verdadera política de integración". El contrato que propone Rajoy "es fruto de los fantasmas que ve en cualquiera que no comulga con su idea de uniformidad".

- ERC: "También en Barcelona". Agustí Cerdà, portavoz del independentista ERC, llevó el ascua a su sardina: "A Barcelona también viene gente que no conoce el catalán y crea los mismos problemas", dijo. Y espetó a Rajoy: "Lo que no quieras para ti, no lo quieras para los demás". Emilio Olabarria (PNV) señaló que el PP impulsa una política "reaccionaria" basada "en el miedo": "Una política criminal o de orden público, no de integración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50