Lamela en Baqueira: "No dimitiré. Sólo se dimite si alguien se equivoca"

El ex consejero de Sanidad regresa a Madrid tras sus vacaciones en la nieve

-Sólo se dimite cuando alguien se equivoca o hace las cosas erróneamente. Creo que en este caso ocurrió exactamente lo contrario.

El consejero asegura que hoy responderá a las preguntas de los medios
El PP afirma que Lamela tiene el aval político del Gobierno regional
El PP defendió ayer el derecho de Lamela a tomarse unas vacaciones
Más información
El argumentario del PP afirma que la sanidad está mejor sin el médico represaliado
PSOE, IU y CC OO piden la destitución de Lamela
Lamela y los encantadores
A trabajar, sin miedo
"Comete delito el médico que deja morir a un paciente con dolor"
El 'caso Lamela' pone en evidencia el retraso de España en paliativos

El alto cargo regresó ayer a Madrid después de pasar cinco días de descanso con su familia en Baqueira Beret, en el Pirineo de Lleida. Unas vacaciones que han coincidido con la difusión del auto, el pasado lunes, las encendidas reacciones políticas siguientes y la demanda de declaraciones sobre el caso. Una ausencia justificada por el portavoz de su consejería como "un viaje de trabajo" y que Lamela sí interrumpió el martes para regresar a Madrid cuando se produjo un pequeño agujero en el techo de un túnel de metro en Sol por las obras que realiza Fomento.

Tras el breve retiro en la nieve, Lamela asistirá hoy en Madrid a la inauguración de unas cocheras de metro. Asegura que allí hará las primeras valoraciones políticas sobre la sentencia que exculpa a los médicos de Urgencias del hospital de Leganés.

Los grupos parlamentarios de IU y PSOE han reclamado la dimisión del ex consejero de Sanidad por su desaparición en medio de la crisis y por considerarle como uno de los responsables políticos del caso levantado en 2005 contra el jefe de Urgencias del hospital, Luis Montes, y su equipo, a partir de una denuncia anónima por supuestas sedaciones irregulares.

Lamela afirmó ayer que no ha considerado procedente hablar de ningún tema de trabajo mientras estuviera de vacaciones con su familia, y señaló que "estará encantado" de atender a todos los medios de comunicación después del acto público que presidirá hoy en Madrid.

Su mujer y dos de sus hijos (la hija mayor también estaba con una expedición del colegio) habían salido a esquiar en una mañana desapacible poco antes de que el cargo del PP en Madrid hiciera estas declaraciones. "A mí no me apetecía mucho y me han dejado recogiendo las maletas", explicó con mucha amabilidad el consejero de Transportes.

A Lamela también se le preguntó si en los últimos días ha hablado de la sentencia que exculpa a los médicos del Severo Ochoa con Esperanza Aguirre. "Yo con mi presidenta hablo todos los días varias veces, y no sólo ahora, sino que también lo he hecho durante los últimos cuatro años y en lo que llevamos de legislatura, del mismo modo que también hablo con todos los miembros del Gobierno", concluyó.

Los principales afectados por estos tres años de dudas sobre su trabajo como médicos de Urgencias en el hospital Severo Ochoa siguen esperando la opinión de Lamela al respecto. Joaquín Insausti, responsable del servicio de Anestesia en el momento en que se produjo la denuncia, deseó: "Lo mejor que nos podría pasar a los madrileños es que Lamela siga de vacaciones indefinidas".

Más tajante fue el doctor Luis Montes, el destituido jefe de Urgencias: "Que esté de vacaciones ya me da igual, pero está claro que esta decisión le convierte en un cadáver político".

El segundo de a bordo de Montes, Miguel López Varas, tildó de "mucha casualidad" que las primeras vacaciones que se toma Lamela en 15 años (según manifestó él mismo), sean "justamente cuando ha salido la sentencia" y en una época en la que sus hijos deberían de tener clase: "Quizá estaba pensando en esas vacaciones cuando dijo que había una relación clara entre la sedación y la muerte", ironizó.

Desde que conoció por la prensa que el viaje de trabajo de Lamela era en realidad unos días en la nieve, el presidente de la Asociación en Defensa del Severo Ochoa, Javier Salmeán, ha pasado de considerarlo "frívolo" a "irresponsable". Y eso "porque en su cruzada se ha llevado por delante a un hospital, a unos médicos y a la sanidad pública".

"Lamela ha demostrado un absoluto desprecio hacia la ciudadanía. Y el problema ha sido lo suficiente gordo como para que actúe como si no ocurriera nada", lamentó ayer Carmen Ortiz, presidenta de la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública. Y abundó: "Aguirre le está tapando. Ambos debieran dimitir".

Desde las filas del Partido Popular, el secretario general de Madrid, Francisco Granados, acudió ayer al rescate de los dos máximos responsables de la Consejería de Transportes, informa Álvaro Corcuera. En una visita al viceconsejero de Transportes, Luis Armada (que está implicado en el caso Guateque), Granados apoyó al ex consejero de Sanidad. "El señor Lamela tiene derecho a cogerse unas vacaciones como todo el mundo", defendió. Preguntado por el doctor Luis Montes, Granados no dudó. "Lo normal es que se muera en una unidad de cuidados intensivos. Lo que no es lógico es que se muera sedado en Urgencias", aseguró. Y concluyó: "Armada y Lamela por supuesto que tienen el aval del Gobierno regional".

Manuel Lamela, fotografiado ayer en Baqueira Beret.
Manuel Lamela, fotografiado ayer en Baqueira Beret.HERMINIA SIRVENT

Diario de una desaparición

- Lunes 28 de enero. EL PAÍS solicita una entrevista con el consejero de Transportes (y ex responsable de Sanidad), Manuel Lamela, a raíz de la sentencia de la Audiencia Provincial que exculpa al doctor Luis Montes. Mediante una portavoz rechaza la petición por estar "de viaje". Al insistir en que puede ser una conversación telefónica, la consejería responde que Lamela "no comenta sentencias judiciales".

- Martes 29 de enero. Segundo intento infructuoso. Manuel Lamela calla. Desde Transportes se repite: "El consejero no va a valorar la decisión de un juez". Una portavoz añade que su jefe "está de viaje de trabajo". No especifica dónde. Ese día, Lamela hace un viaje relámpago a Madrid: se había abierto un agujero en la estación de Metro de Sol por las obras que realiza el Ministerio de Fomento.

- Miércoles 30 de enero. Lamela continúa desaparecido. Ya es el político más buscado de la región. El asunto empieza a saltar a la escena nacional. Su portavoz en Transportes vuelve a insistir: "Entiendo su llamada, pero repito que el consejero no quiere hablar. Está de viaje de trabajo y no va a comentar ninguna sentencia judicial", explica. En ese momento, Lamela llevaba ya tres días en la estación de esquí de Baqueira Beret (Lleida) con su familia.

- Jueves 31 de enero. La historia no varía. Lamela no se pone al teléfono. En Transportes repiten los mismos argumentos. El consejero no va a hablar. A mediodía, la cadena SER anuncia que Lamela esquía en Baqueira desde el lunes. Una fuente de la Consejería dice: "¿En Baqueira? No lo sé. Si lo dice la SER...". Horas más tarde, EL PAÍS localiza al consejero en un hotel de cinco estrellas junto a su mujer y sus tres hijos.

- Viernes 1 de febrero. "El consejero ya ha dicho que hablará el sábado", dice una portavoz. Lamela también hizo esa promesa a este periódico en Baqueira.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS