Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Internet

Microsoft ofrece 30.000 millones por Yahoo! para retar a Google

El gigante informático quiere plantar batalla en las búsquedas por Internet - La compra sería la más importante del sector, tras la de Time Warner por AOL

Microsoft movió ficha y, a sólo cinco meses de que Bill Gates deje la presidencia ejecutiva, puso sobre la mesa una suculenta oferta para hacerse con el control de Yahoo!. El gigante informático ya buscó hace un año la manera de forjar una alianza para rivalizar con Google, que se apoya en su liderazgo como buscador en Internet para sacar la mayor tajada del creciente negocio publicitario en la Red. Ayer, Microsoft demostró hasta dónde está dispuesto a llegar, al anunciar una oferta pública de adquisición (OPA) por Yahoo! valorada en 30.000 millones de euros.

Mi enemigo es mi amigo. Microsoft apuesta con esta maniobra por poner coto al aplastante dominio de Google en el negocio de la búsqueda por Internet. La presión es grande, porque debe demostrar que está dispuesto a dar la batalla por un mercado que promete suculentos ingresos publicitarios más allá del negocio tradicional de los programas informáticos, donde es líder indiscutible. "Juntos podemos ofrecer una opción competitiva", dijo su consejero delegado, Steve Ballmer.

La acción de Yahoo! se revalorizó un 47% tras el anuncio de Microsoft

Microsoft y Yahoo! ocupan el tercer y segundo lugar en el sector de los buscadores en la Red, así como en la venta de publicidad. La apuesta es enorme: de llegar a buen puerto, sería la mayor operación vista en el sector tecnológico, si no se tiene en cuenta la adquisición de Time Warner por AOL. Es, además, una maniobra defensiva: Google, que hace sólo cuatro años estaba por detrás de Yahoo! en capitalización bursátil, ahora la cuadruplica y se ha puesto a la estela de Microsoft. Las previsiones sobre el negocio publicitario en Internet, que se doblará de aquí a 2010 hasta superar los 50.000 millones de euros, impulsan la cotización de Google.

Yahoo!, que ya rechazó hace un año una propuesta de Microsoft, es un hueso duro de roer, pese a las dificultades por las que atraviesa para captar anunciantes. Pero Ballmer insistió ayer en que es el momento oportuno para que las dos compañías unan sus fuerzas y llamó la atención de los accionistas de Yahoo! sobre la cuantía de la oferta. Microsoft propone pagar, en efectivo o en acciones, 31 dólares (casi 21 euros) por cada título de Yahoo!, lo que representa una prima del 62% para los propietarios de la empresa, si se toma como referencia la cotización de Yahoo! al cierre del pasado jueves (19,2 dólares).

Ballmer se decidió por lanzar la OPA tras discutir la cuestión el jueves con Jerry Yang, su homólogo en Yahoo! El vertiginoso declive de la cotización de la compañía en los últimos meses ha dejado en bandeja la presa a Microsoft. Desde octubre, la acción de Yahoo! había perdido un 40% de su valor, lastrada por unos resultados mediocres en el último ejercicio en comparación con los de sus competidores. La presentación del balance del cuarto trimestre esta semana, con un recorte en el beneficio del 23%, hundió la acción a su nivel más bajo en cuatro años. No sólo eso. La moral en la compañía, que asiste impotente a una desbandada de sus seguidores a Google, es cada vez más baja. Y la previsión de pocas alegrías para 2008 llevó a Yahoo! a anunciar el despido de 1.000 empleados, su mayor recorte de plantilla desde el estallido de la burbuja tecnológica en 2001.

Tras el anuncio de Microsoft, la dirección de Yahoo! se limitó a responder que su Consejo de Administración analizará con detalle la oferta, que califica de "no solicitada", para decidir qué camino tomar. Por lo pronto, Wall Street se tomó en serio la oferta: la acción de Yahoo! experimentó una revalorización brutal, con un incremento del 47,5% a una hora del cierre, que la acercaba (28 dólares) al precio ofrecido. Por su parte, Microsoft se anotó una pérdida del 7%.

El anuncio de la compañía de Redmond (Washington) se hizo pocas horas después de que su rival Google presentara los resultados del cuarto trimestre y de cierre de ejercicio. El buscador ganó 2.830 millones de euros en 2007, un 36,6% más que en el ejercicio anterior. Y el incremento de los ingresos por publicidad dio otra vez un empujón a las ventas, que superaron los 11.100 millones de euros, un 56,5% más que en 2006.

La compra de Yahoo!, de salir adelante, tendría que pasar aún el escrutinio de las autoridades de competencia, que recelan de Microsoft por el aplastante dominio de su sistema operativo Windows.

Transformarse para sobrevivir

La adquisición de Yahoo!, de completarse con éxito, será el próximo gran paso de Microsoft en la transformación de la compañía. Esta mutación, como indican los analistas, es necesaria para que el gigante fundado por Bill Gates pueda sobrevivir en una nueva realidad tecnológica, donde Google, que capturó el 56% de las búsquedas por Internet en diciembre, marca la diferencia. Es el doble que las operaciones de búsqueda combinadas realizadas a través de Yahoo! (18%) y el MSN de Microsoft (13%). La distancia que les separa es enorme si además se tiene en cuenta que una tercera parte de los ingresos publicitarios que se generan en Internet se canaliza a través de los buscadores. La clave estará en cómo se integrarán los dos negocios. Microsoft es como un gran gorila, mientras que a Yahoo! se le ve como un grupo de chimpancés. La operación coincide con un cambio relevante en la dirección estratégica de Microsoft. Gates abandonará sus responsabilidades ejecutivas en julio, tras tres décadas al frente de la compañía, para dedicarse de lleno a la filantropía a través de la fundación que preside junto a su mujer, Melinda.Gates ya sugirió en la pasada feria tecnológica en Las Vegas que Microsoft está en fase de cambio, para adaptarse a las demandas del consumidor y reforzar la oferta de contenidos por vía digital y dispositivos móviles. Tanto Microsoft como Yahoo! disponen de una amplia capacidad de innovación e ingenieros para dar forma a esta nueva realidad, una baza clave para hacer frente a su joven rival Google.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de febrero de 2008

Más información