Camps impulsa la recuperación de la iconografía medieval valenciana

El Consell aprueba la nueva orden de Jaume I y regulará por ley La Valldigna

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, convirtió ayer la reunión de su Gobierno en punta de lanza de la campaña iconográfica diseñada con motivo del Any Jaume I, con el que se pretende conmemorar el 800º aniversario del rey que fundó el Reino de Valencia medieval. Primero, Camps se reunió con su Gobierno en el interior del museo San Pío V, donde descubrió una placa conmemorativa de las deliberaciones del Consell sobre un emplazamiento que hace siglos sirvió para instalar el campamento del conquistador y su ejército antes de cruzar las murallas de la Valencia musulmana.

El presidente llama a todos los ciudadanos a celebrar a Jaume I
El jefe del Gobierno valenciano propondrá las distinciones

Allí, el jefe del Consell hizo un llamamiento a todos los valencianos para que se sumen a las celebraciones conmemorativas del nacimiento de Jaume I, lo que en su opinión es casi un deber para todas aquellas personas que sientan una mínima valencianía.

Posteriormente, el vicepresidente del Consell, Vicente Rambla, dio cuenta de los asuntos aprobados en la reunión celebrada en el museo San Pío V. Una reunión centrada en los iconos.

El primero, la creación por parte de la Generalitat de la orden de Jaume I el Conqueridor. La orden, que se entregará a todos aquellos que hayan recibido ya una Alta distinción de la Generalitat, tendrá tres grados: para aquellas personas que ostenten la condición política de valencianos se reservan la gran cruz y la cruz; los no empadronados en la Comunidad Valenciana podrán recibir la cruz de honor; finalmente, la placa podrá ser concedida a entidades jurídicas, entidades y colectivos. Todas las concesiones serán a propuesta del presidente de la Generalitat, aunque la menor será otorgada por decreto y las mayores, por acuerdo del plenario del Gobierno valenciano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La justificación para lanzar este nuevo símbolo responde a la necesidad de adaptar "el sistema de reconocimientos de la Generalitat a las nuevas realidades sociales de una comunidad dinámica y en permanente progreso como la valenciana".

El segundo punto, relacionado con Jaume II el Just y la recuperación de la iconografía histórica impulsada por el propio Francisco Camps, fue la aprobación del proyecto de ley del Monasterio de Santa María de La Valldigna.

"El real monasterio de Santa María de La Valldigna es templo espiritual, histórico y cultural del antiguo Reino de Valencia y es, igualmente, símbolo de grandeza del pueblo valenciano reconocido como nacionalidad histórica", argumentó el Consell. El nuevo Estatut d'Autonomia hace una referencia explícita -que se incluyó a instancias del propio Camps- a este monasterio, que se convertirá, una vez sea aprobada la ley, en sede adicional del conjunto de instituciones que integran la Generalitat.

La ley prevé la creación de un patronato, que estará adscrito a la Consejería de Cultura aunque presidido por el jefe del Consell, que regulará el uso de este complejo e impulsará el monasterio como centro de recuperación de la historia de la Comunidad Valenciana.

Estos dos acuerdos, de carácter eminentemente simbólico, se producen justo antes del inicio de los actos festivos programados por la Generalitat con motivo del 800º aniversario del Any Jaume I.

El toque de campanas, las celebraciones religiosas, las bandas de música, la pirotecnia y los desfiles de moros y cristianos inundarán a lo largo de todo el día Valencia y buena parte de las ciudades y pueblos valencianos para celebrar el aniversario del nacimiento del citado monarca.

El Gobierno valenciano no trató ayer ningún otro asunto de calado en el orden del día y evitó desviar la atención hacia otras cuestiones. Ni las discrepancias en el seno del PP sobre el trasvase del Ebro, ni la mayor o menor predisposición del presidente de la Generalitat a someterse a preguntas fueron objeto de posicionamientos estridentes por parte del vicepresidente y portavoz del Consell, Vicente Rambla.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS