Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos acude a Guinea-Bissau a tapar la frontera sur de los cayucos

"En algún punto indeterminado entre Guinea-Bissau y Guinea-Conakry está el límite de salida de los cayucos. Más al sur también zarpan inmigrantes, pero en barcos chatarra". La reflexión de un alto cargo de Exteriores refleja el objetivo del ministro Miguel Angel Moratinos en el primer viaje de un jefe de la diplomacia española a Guinea-Bissau: cerrar la frontera meridional de los cayucos, desplazada hacia allí al aumentar la vigilancia en Mauritania o Senegal.

El Ejecutivo guineano anuncio ayer que suscribirá un acuerdo con Frontex, la agencia europea de fronteras, para mejorar el control marítimo y aéreo de su territorio. Moratinos calificó el anuncio de "muy buena noticia". Lo que sí firmó el ministro fue un acuerdo de control de flujos migratorios, similar a los suscritos con Cabo Verde, Malí, Guinea-Conakry, Gambia o Senegal. El acuerdo suscrito en 2003 no funcionaba en la práctica, porque los guineanos no veían ningún beneficio en él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008