Una falsa policía timó a 90 inmigrantes

Contactaba con inmigrantes en situación irregular y, haciéndose pasar por policía secreta, les prometía papeles a cambio de dinero. Ése era el modo de actuar de una española detenida por agentes de la Comisaría General de Extranjería de Policía Nacional, acusada de estafar más de 350.000 euros a 90 personas, la mayor parte de ellas brasileñas.

La detenida trabajaba sola en Madrid y Torrejón de Ardoz. Se presentaba ante sus víctimas como policía, en bares o en la calle, y les hacía saber que, gracias a su condición de agente y sus contactos en las oficinas de regularización de inmigrantes, podía conseguirles papeles a cambio de cantidades de dinero que podían oscilar entre los 3.000 y los 3.500 euros.

Pedía el dinero por adelantado y volvía a concertar una cita tras 15 o 20 días con los inmigrantes para hacerles entrega de la documentación. Sin embargo, los papeles prometidos, ya fueran permisos de residencia e incluso carnés de identidad, nunca llegaban. Para aplacar la impaciencia de los estafados, la detenida alegaba diferentes motivos para explicar el retraso de los papeles, como retrasos en el abono de las cantidades solicitadas o demoras en la llegada de los documentos. Además, no dudaba en amenazar a los extranjeros con los que trataba con su expulsión del país.

Las denuncias de algunos de los afectados por la estafa permitieron a la Policía Nacional de Torrejón iniciar una investigación el pasado mes de mayo junto a la Brigada Central contra Redes de Inmigración, que ha culminado con la detención de esta mujer, que, según fuentes policiales, llegó a obtener más de 350.000 euros mediante este método de estafa. En sus declaraciones ante la policía, todos los denunciantes coincidieron en destacar que la detenida actuaba con "mucha seguridad", lo que provocó que mantuvieran su confianza en ella durante meses sin sospechar que les engañaba.

En el registro de la vivienda de la detenida la policía encontró fotocopias de los pasaportes de cerca de un centenar de personas, fotografías tamaño carné y recibos de los pagos realizados por los inmigrantes víctimas de la estafa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS