Inmigrantes al plató

TVE pone en marcha un 'reality' de cantantes y artistas de otros países

Un OT sin fronteras y comprometido. Hijos de Babel, la nueva apuesta de TVE para el horario estelar de La Primera, discurrirá por esos derroteros. Un reality en el que cantantes y artistas de diferentes países y culturas tendrán la oportunidad de difundir sus propios ritmos. Además, tenderá puentes solidarios a través de iniciativas sociales en los lugares de origen de los tres finalistas que se financiarán con parte de la recaudación de las votaciones de la audiencia. Para Carlos Fernández, director de Programación y Contenidos de TVE, este programa, que produce Zeppelin, aúna "integración y espectáculo". Se estrenará en enero.

Más información
El productor prodigioso

La música, naturalmente, es el ingrediente principal, pero también servirá como hilo conductor para entender cómo son estos nuevos "miembros de la sociedad española, cómo conviven y qué historias personales han dejado a sus espaldas", explica Eva Cebrián, directora de Programas de TVE, que insiste en "la voluntad integradora" de Hijos de Babel, lo que a su juicio le diferencia de otros formatos similares, y pone como ejemplo Operación Triunfo. "El programa les brinda la oportunidad de darse a conocer y alcanzar un sueño que han dejado de lado para perseguir otras prioridades", remata Cebrián.

Uno de los ideólogos del programa es Carlos López, presidente de Sony BMG-España. Dice que buscan concursantes que "siendo artistas en sus países han tenido que emigrar y trabajar de cajeros o albañiles". Con el concurso podrán demostrar lo que son capaces de hacer encima de un escenario.

A este respecto, el ex miembro de Tequila Alejo Stivel, reconvertido ahora en productor musical del programa, asegura que se trata de "abrir los brazos a gente que no tiene ninguna posibilidad de salir adelante como artista". Stivel, junto al compositor José Ramón Flórez y al productor discográfico Fernando Montesinos, elegirán a los participantes y después se convertirán en sus consejeros a la hora de preparar las actuaciones.

Los 10 concursantes que entren en el centro de aprendizaje interpretarán versiones reconocibles para los espectadores, pero "pasando por el tamiz de sus cadencias, de sus ritmos y de sus instrumentos autóctonos", explica López, que añade: "Hijos de Babel no es un karaoke".

Al proceso de selección se han presentado 4.000 personas, según Jaime Guerra, director de Contenidos de Zeppelin. Para concursar sólo se necesita tener 18 años y proceder de cualquier rincón del mundo, aunque tengan la nacionalidad española, apunta Guerra. Los países más representados son Ecuador, Cuba y Rumania. Tampoco han faltado aspirantes africanos, muchos de ellos con "un nivel sorprendente", según López.

Un momento del <i>casting</i> de <i>Hijos de Babel. </i>
Un momento del <i>casting</i> de <i>Hijos de Babel. </i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS