Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy veta para su debate con Zapatero a la televisión pública

El PP dice que TVE es "gubernamental" y el PSOE le acusa de buscar excusas

Mariano Rajoy, presidente del PP, recogió ayer el guante que le había lanzado la víspera José Luis Rodríguez Zapatero, pero puso sus condiciones: acepta participar en un debate televisivo cara a cara con el presidente del Gobierno durante la campaña electoral; incluso le ofrece no uno sino tres debates, pero sólo en canales privados: Antena 3, Telecinco y Cuatro. No en Televisión Española porque, a juicio del PP, es una televisión "gubernamental" que "no garantiza la pluralidad ni el trato igual a todas las fuerzas políticas".

Los socialistas no han respondido aún a esta oferta alternativa. Ayer se limitaron a tachar el argumento de Rajoy de "excusa" y lamentaron de que el PP "denigre la televisión pública".

"TVE ha pasado de ser una televisión de partido, bajo los gobiernos del PP, a ejemplo de pluralidad e independencia, y con un director elegido por todos los grupos parlamentarios, incluido el PP", recordó el coordinador ejecutivo del comité electoral del PSOE, Óscar López. Y puso un ejemplo: "La entrevista a Rajoy en el programa Tengo una pregunta para usted duró 12 minutos más que la de Zapatero".

El presidente del PP -que se negó a debatir con Zapatero en las elecciones de 2004- no puso ejemplos de la supuesta parcialidad de TVE, pero sostuvo que ésta ha quedado demostrada "desde el primero hasta el último de sus programas". Rajoy propuso además que los tres debates cara a cara se centren en los siguientes temas: el primero en "territorialidad y modelo de Estado", el segundo en inmigración y política antiterrorista, y el último en economía. Fuera quedarían las políticas de contenido social, que el Gobierno enarbola como el principal triunfo de esta legislatura.

El PSOE cree que esta nueva posición de Rajoy sólo puede obedecer "a una maniobra de distracción, una excusa para no celebrar debates". "Parece que no era cierto cuando dijo que en esta ocasión sí quería mantener un cara a cara, tras reconocer que cometió un error al negarse a debatir con Zapatero hace cuatro años", afirmó Óscar López. Los socialistas parecían ayer realmente sorprendidos ante el veto de Rajoy a TVE, sobre todo porque en estos días iba a producirse la primera reunión entre el número dos del PSOE, José Blanco, y el coordinador de la campaña del PP, Pío García Escudero, para preparar los debates entre los dos candidatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de diciembre de 2007