Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bares de alterne advierten de que el Ayuntamiento les lleva al cierre

Los empresarios censuran la ordenanza municipal, que se aplicará en enero

Centenares de prostitutas que ahora ejercen en locales pueden acabar ejerciendo en las calles de Barcelona o en pisos clandestinos dentro de un mes. Ese es el escenario que ayer dibujó la Asociación Catalana de Empresas de Clubes de Alterne (ACECA) cuando el próximo 16 de enero finalice la prórroga concedida a esos locales para poder adaptarse a la ordenanza de locales de pública concurrencia.

La norma data de enero de 2004 y prohíbe la prostitución en locales y pisos contiguos con viviendas o a menos de 200 metros de "usos protegidos". Esa expresión incluye edificios públicos, como escuelas u hospitales, bibliotecas, iglesias o sedes institucionales.

Los empresarios afirman que en la ciudad de Barcelona hay unos 200 clubes de alterne y que en los cuatro años de prórroga de la ordenanza una treintena de ellos se han adaptado a las exigencias de higiene, sonoridad y accesos. Por eso lograron la licencia municipal, aunque no han podido funcionar de manera legal porque incumplen la distancia mínima de 200 metros.

MÁS INFORMACIÓN

"La ordenanza es una ilegalización encubierta", afirmó ayer Àlex Garberí, abogado de la patronal. Por su parte, el secretario de ACECA, Oriol Gessé, reclamó del Ayuntamiento de Barcelona "una amnistía o una prórroga" para los locales que "han hecho bien las cosas". El equipo de gobierno municipal no quiso ayer pronunciarse al respecto.

Con todo, los empresarios reclamaron ir más allá de la ordenanza y pidieron que se recupere el anteproyecto para regular la prostitución, que se redactó cuando Montserrat Tura era consejera de Interior. Su sucesor, el ecosocialista Joan Saura, afirmó al tomar posesión que ese asunto no era prioritario y ayer un portavoz ratificó esa posición.

La ACECA también anunció ayer que ha iniciado una campaña de recogida de firmas para regular la prostitución y que recurrirá al Tribunal Supremo contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que avala la ordenanza municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de diciembre de 2007