Las inmobiliarias alertan de que hay "una bolsa de demanda retenida"

El sector dice que no vende porque los clientes creen que los pisos bajarán

El sector inmobiliario no atraviesa un buen momento. Un barómetro ha sido el salón Barcelona Meeting Point, donde se ha puesto de manifiesto la preocupación de los empresarios. Promotores e intermediarios admiten que las ventas de pisos han caído, y lo atribuyen a la existencia de una bolsa de "demanda embalsada" de potenciales compradores que aplazan la adquisición a la espera de que los precios de la vivienda caigan y mejoren las concesiones de préstamos hipotecarios. Las inmobiliarias sostienen que los precios no bajarán y advierte que si toda esta demanda sale de golpe al mercado, los precios pueden volver a escalar.

El 75% de los compradores aplaza la adquisición de un piso por el precio

El director general de La Caixa, Juan María Nin, fue el primero en lanzar el mensaje al considerar un "posible embalsamiento" de compradores "si la gente decide retrasar" la compra. "Podría ser peligroso si se rompe de golpe, puesto que dispararía los precios", advierte. Las inmobiliarias señalan que hay una demanda de entre 400.000 y 500.000 viviendas anuales que en 2007 no se venderán. "No se están acercando a los pisos piloto las familias necesarias para llegar a esta cifra. Esta demanda, basada en factores demográficos y de necesidades se está embalsando", coincide el presidente de Reyal Urbis, Rafael Santamaría, que opina que "si sale de golpe" podría suponer "repuntes de precio demasiado rápidos".

El sector confía en estos compradores que están a la espera para despachar parte del stock que se está acumulando sin vender. Porque, a corto plazo, admiten, seguirá habiendo sobreoferta. El año pasado se vendieron 390.000 viviendas nuevas, según el Colegio de Registradores, mientras que se iniciaron al menos 700.000. Además, los inversores, que hasta ahora suponían el 15% de los compradores, dejan el mercado residencial, en especial el vacacional. "Se han retirado ante la expectativa de no revalorización", asegura el consejero delegado de la consultora Grupo i, Ignacio Pindado.

Los más veteranos dicen no estar preocupados por la caída de ventas. "Capearemos el temporal como en las crisis de los ochenta y los noventa", afirma un comercial de una inmobiliaria barcelonesa. Reconoce sin tapujos la situación del mercado, y admite que desde junio pasado no ha vendido "ni un piso" de una céntrica promoción de la ciudad.

Un estudio de Habitat Inmobiliaria apunta a que el 75% de los potenciales compradores aplazan su decisión de compra por el precio de la vivienda. "El mensaje que manda el mercado es claro: el freno es el precio. Ahora cabe preguntarse si porque lo consideran alto o porque hay expectativas de una mayor moderación", expone el director de promoción de la compañía, Federico Moldenhauer.

El economista de la Universidad de Barcelona Gonzalo Bernardos opina que la tesis de los promotores es "un discurso políticamente correcto", y que si hay crisis es porque "los precios de la vivienda son excesivos" y, además, hay sobreoferta.

Los inversores se van a Turquía o a países del Este

Los inversores internacionales, en especial los que compraban segundas residencias, se desplazan a nuevos mercados tras los primeros síntomas de agotamiento del español. "El mercado ahora está en un lugar difícil debido a una crisis de confianza", afirma el director general de Residencial de Cushman & Wakefield, Andrew Williams. El consultor opina que, además, los inversores irlandeses, británicos y centroeuropeos están aterrizando en otros países que entran en "competencia" con España: Turquía, Francia, Italia, Europa del Este y varios estados latinoamericanos y asiáticos, adonde también están acudiendo inversores y promotores españoles.

La inmobiliaria argentina Dypsa International, por ejemplo, admite que la "moderación" del mercado español ha beneficiado a su país. Otros dos mercados que sonaron con fuerza en Barcelona Meeting Point fueron Rusia y China. El director general de Morgan Stanley, Struan Robertson, afirma que estos países serán el centro de las miradas de los inversores en el próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50