_
_
_
_
Crónica:LA CRÓNICA
Crónica
Texto informativo con interpretación

Una sola actividad: la electoral

Soledad Gallego-Díaz

Salvo el rutinario debate sobre los Presupuestos en el Congreso de los Diputados, se podría decir que prácticamente no existe ya otra actividad política en España que la puramente electoral, y eso que todavía faltan cuatro meses para las elecciones de marzo. Los partidos inventan a toda marcha actos y actividades que les permitan dar nuevos impulsos, nuevos pistoletazos de salida, una y otra vez, que consigan espacio en los medios de comunicación, fundamentalmente en las televisiones. Esta semana, por ejemplo, todo estará enfocado hacia la convención que celebra el Partido Popular, y que el Partido Socialista intentará contrarrestar con una reunión del comité federal en la que se dé por terminada la etapa de "venta de gestión" y comience otra más relacionada con las nuevas ofertas. El calendario socialista tiene ya marcado otro "tirón": la proclamación de José Luis Rodríguez Zapatero como candidato, el próximo día 25 en Madrid.

El PP confía en la convención del fin de semana para dirigir los focos mediáticos en otras direcciones
Los partidos están en plena operación de identificar votantes "adquiridos, frágiles, potenciales y lejanos"

Los populares confían en que la convención del fin de semana les permita dirigir los focos mediáticos hacia temas ajenos al 11-M. La irrupción de José María Aznar, que no está dispuesto a aceptar críticas, ni tan siquiera simples "olvidos", sobre su legado, complicó los esfuerzos de quienes, dentro del PP, intentan orientar la atención hacía otros objetivos.

Su fracaso en la última semana engrasó, y alegró, a la maquinaria del PSOE. El vídeo que la sede de Ferraz había preparado hace ya semanas, especie de pequeña hemeroteca de las anteriores intervenciones de los líderes populares respecto al 11-M, salió rápidamente a escena. "Por supuesto que se hizo con la dolorida esperanza de poder utilizarlo tras la sentencia, a la menor oportunidad que nos dieran los populares", se congratula un miembro del equipo de Rodríguez Zapatero. La "dolorida esperanza" del PSOE se cumplió con creces, y el vídeo y sus artífices se apuntaron el tanto.

En el PSOE, muchos creen que no es verdad la teoría de que "quien primero calle, gana" en este asunto del 11-M. Reconocen que eso es, posiblemente, lo que desearían los ciudadanos, pero consideran que la realidad es la que es y que el asunto tendrá todavía bastante repercusión electoral. A su favor juega el empeño de Aznar porque "su imagen" y "su legado" sean defendidos por el PP, y por sus líderes, con uñas y dientes. "Cuanto más se empeñe el ex presidente en que su partido frote y pula su imagen, aunque sea reinventando hechos y la historia, más oportunidades nos da a los socialistas de recordar qué hicieron, cómo lo hicieron y, sobre todo, cuándo lo hicieron, con todo un país conmocionado por un terrible atentado, deseoso de unidad y dignidad", comenta, sin muchas dudas sobre su propia estrategia, un dirigente del PSOE.

Al igual que en el Partido Socialista, donde Ferraz y el aparato del partido han tomado ya la batuta, por encima de ministerios y de cualquier otro posible protagonismo, en el PP son los expertos electorales quienes marcan el calendario.

¿Tendrá la convención de sábado y domingo su ración de sorpresa? La mayoría apuesta a que sí. A partir de ahora es extraordinariamente importante "colocar" mensajes aparentemente "informativos" en los servicios de noticias de las cadenas de televisión. No se trata ya de que Rajoy aparezca hablando en un mitin, sino de que "un mensaje" aparezca recogido en un telediario, y para eso hace falta que tenga un carácter informativo o novedoso, explica uno de estos expertos populares. A partir de ahora, insiste, lo que más cuentan son las sorpresas, las "noticias" y mantener una tensión de crucero sin baches ni cortocircuitos. "La convención es importante para nosotros precisamente por todo esto, y porque nos va a permitir calibrar mejor si la imagen de nuestro candidato llega bien, en las condiciones previstas por nosotros, o si existen desviaciones que hay que empezar a corregir". Los partidos están ya en plena operación de "segmentar posibles votantes", un trabajo que exige equipos profesionalizados e importante financiación y que permite conocer a los votantes, normalmente distribuidos en adquiridos, frágiles, potenciales y lejanos.

Para los socialistas, ésta será una campaña muy diferente a la de 2004 porque parte de un hecho diferencial importantísimo: aquella campaña la hicieron desde la oposición y ésta la hacen desde el Gobierno. Quiere decirse que la proyección "noticiosa" de su candidato está asegurada, prácticamente haga lo que haga. Esta semana, por ejemplo, y a la espera del comité federal del sábado, Rodríguez Zapatero tiene una apretada agenda, que incluye desde recibir al secretario general de Naciones Unidas, que llega a España el miércoles, hasta entrevistarse con el presidente de la Comunidad de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, un político que siempre da mucho juego mediático.

Para colmo, esta semana se presenta también el libro Madera de Zapatero. Retrato de un presidente, que ha escrito Suso de Toro, y que es una especie de recopilación de retratos que hacen personajes, especialmente del mundo de la política, que conocen bien al presidente del Gobierno. La presentación puede terminar provocando algunas críticas porque inicialmente está previsto que se desarrolle en la sede del Instituto Cervantes, un organismo oficial encargado de la difusión de las lenguas y culturas españolas que preside en estos momentos Carmen Cafarell.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_