El PP descalifica a Bernat Soria por "andaluz que habla catalán"

Un acto de infraestructuras acaba en una carga contra candidatos socialistas

El PP llevó ayer hasta el paroxismo el argumentario de que toda persona identificada con los socialistas no puede defender los intereses de la Comunidad Valenciana. El secretario regional del PP, Ricardo Costa, y el presidente provincial de Castellón, Carlos Fabra, convirtieron una jornada sectorial para hablar de infraestructuras en la capital de La Plana en una plataforma para cargar contra los candidatos socialistas en las próximas elecciones generales con críticas de tinte racial.

Costa y Carlos Fabra se mofan de la valencianitis y la decencia del PSOE

"Nadie se explica todavía por qué se ha nombrado candidato [del PSOE] por la provincia de Alicante a un andaluz que habla catalán", dijo Costa en referencia al ministro de Sanidad, Bernat Soria. El integrante del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es un prestigioso científico a nivel internacional por sus investigaciones con células madres.

Soria, nacido en Carlet en 1951, que habla valenciano y tiene sus raíces familiares en la provincia de Valencia, abandonó en verano de 2005 la Universidad Miguel Hernández de Elche cansado de las trabas del Consell para realizar sus investigaciones. Aceptó la oferta de la Junta de Andalucía para dirigir un centro mixto de investigación molecular y medicina regenerativa, cuya dirección sigue compatibilizando con su puesto de ministro de Sanidad.

El mismo tinte tuvieron las descalificaciones a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, candidata socialista por la circunscripción de Valencia en las próximas generales. Costa lamentó que en Valencia "nos manden a De la Vega, que se ha presentado por cuatro circunscripciones y en todas ha perdido y que firmó la derogación del trasvase del Ebro". El dirigente del PP regional, que no habla valenciano, ironizó también con el hecho de que la vicepresidenta llame "Juan Ignacio a Joan Ignasi Pla".

El reparto de descalificaciones también alcanzó para el ex ministro Jordi Sevilla, candidato por Castellón. "El único mérito del candidato socialista es haber salido del Gobierno de Zapatero", continuó Costa, que añadió que el presidente del Gobierno "no tiene nada que hacer en nuestro territorio el próximo mes de marzo".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, el presidente provincial del PP de Castellón, Carlos Fabra, imputado por varios delitos contra la Administración pública, acusó al Gobierno que preside Zapatero de tener "valencianitis crónica". Fabra calificó los Presupuestos Generales del Estado para 2008, que incrementan la inversión en la Comunidad Valenciana en un 25%, de "catástrofe auténtica".

"Los españoles no se merecen la indecencia de gobierno de Zapatero", aseguró Carlos Fabra, que instó a los cargos reunidos a ganar las próximas elecciones.

"Estamos orgullosos de ser valencianos y queremos serlo de verdad", sentenció Fabra, en un acto en el que también intervino el consejero de Infraestructuras, Mario Flores.

Respecto al motivo de la convocatoria, las infraestructuras, Costa aseguró que si Mariano Rajoy gana las próximas elecciones generales, "habrá Plan Hidrológico y trasvase del Ebro a Castellón y se introducirá el corredor mediterráneo, el AVE para Castellón y cercanías de calidad en su programa electoral". El secretario regional del PP añadió que al PSOE no le gusta trabajar y acusó a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, de querer convertir "en una isla" la Comunidad Valenciana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS