Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de alcoyanos malviven a la espera de una vivienda social

El IVVSA admite que en estos momentos no hay casas disponibles para ellos

"Una vivienda en la que poder educar a nuestros hijos de manera saludable". Es lo que reclama Victoria Navarro una de las cerca de 80 personas que en Alcoi viven en condiciones de "extrema pobreza" según certificó el colectivo de Cáritas y con riesgo de convertir en gueto, las áreas del centro histórico que ocupan. En este colectivo, que integran 9 familias, hay unos 50 menores de edad entre ellos los hijos de Victoria. "Si no tenemos una vivienda en condiciones no podemos educar a nuestros hijos y darles salud e higiene para que puedan ir al colegio", se quejaba. Victoria se ha visto obligada a "ocupar" junto a su familia una vivienda deshabitada hasta que el Instituto Valenciano de la Vivienda de la Generalitat Valenciana (IVVSA) dé una solución a su problema. "Mi madre también lleva cuatro años viviendo con mi hermano a la espera de una casa en condiciones", aseguró.

"Sin casa, ¿cómo vas a educar a tus hijos y encontrar un trabajo?"

María Amalia Verdú, responsable de Cáritas Parroquial de Santa María en Alcoi, ratificó que el IVVSA "tiene paralizadas" la concesión de la veintena de viviendas sociales que posee en ciudad para ofrecer a los más desfavorecidos. Explicó que para poder acceder a alguna de estas viviendas la Administración autónoma realiza una selección tras la solicitud que hacen los que optan a una vivienda social y que caduca a los dos años. Aseguró que hay familias que han renovado los papeles dos y tres veces y que después de dos, cuatro o seis años "siguen sin poder acceder una de esas casas", algunas de las cuales llevan hasta 18 años cerradas. Como alternativa, estas familias han ocupado algunas de las zonas más deprimidas de la ciudad en el casco antiguo. Todo eso ha generado una situación "lamentable" para las familias que malviven sin garantías de seguridad y salubridad en viviendas "insuficientemente dotadas y que carecen de servicios mínimos", según Verdú. Las ayudas que suele ofrecer el Ayuntamiento de Alcoi, de 1.200 euros, no son más que un parche. "Con ese dinero sólo nos llega para pagar el alquiler de 4 meses y al quinto te tiran a la calle. Sin casa, ¿cómo vas a educar a tus hijos y encontrar un trabajo?". Victoria asegura: "No nos negamos a pagar el alquiler, la luz o el agua. Queremos una casa y una oportunidad". El Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA) informó esta semana a través de su gabinete de prensa de que en Alcoi "no hay viviendas sociales disponibles" para atender las demandas de esta población. "Si los vecinos creen que esas casas (propiedad del IVVSA) están cerradas es porque están en proceso de recuperación", añadió una fuente de la Consejería de Territorio y Vivienda. "En el momento que haya viviendas se adjudicarán".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 2007