Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Populares y socialistas se enzarzan por las pateras

Populares y socialistas se enzarzaron ayer en un debate con tintes electorales a cuenta de la llegada de pateras a la Comunidad Valenciana. El detonante de la discusión fue el anuncio del consejero de Gobernación, el popular Serafín Castellano, de que la semana próxima se reunirá con el consejero de Presidencia murciano, Juan Antonio de Heras, para hablar de la llegada de inmigrantes en situación de irregularidad a las costas de ambas autonomías y trasladar conjuntamente su malestar al Gobierno socialista.

Castellano afirmó que "la llegada de embarcaciones con inmigrntes por segunda vez desde el mes de septiembre a las costas alicantinas demuestra que los recursos y los mecanismos de vigilancia de las costas del Gobierno central son insuficientes". El consejero lamentó que desde la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana "se rechace convocar la Junta de Seguridad para abordar la cuestión, puesto que con su negativa, parece que estén más preocupados en restarle importancia que en resolver cuestiones importantes y que son de su estricta competencia".

Las manifestaciones del consejero fueron replicadas por el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé, que mostró su disposición a entrevistarse con Castellano para "ofrecerle de nuevo toda la información sobre los efectivos de vigilancia en las costas".

Bernabé lamentó que el PP "sin ningún tipo de rubor, utilice la llegada en pateras de inmigrantes como arma electoral". El delegado del Gobierno, que recordó que ya se han iniciado los trámites para instalar cuatro nuevos radares fijos en la provincia de Alicante, dijo que "la mejor colaboración es que el Consell cumpla con lo que son sus competencias en inmigración y abandonen su uso partidista".

Recuperar la razón

En estos argumentos abundó, la gestora que dirige el PSPV-PSOE. El responsable de Organización de la dirección provisional, Alfred Boix, instó a Serafín Castellano a "recuperar la razón para facilitar el trabajo entre las Administraciones".

Boix atribuyó la actuación del consejero de Gobernación a un intento de "evitar que se sepa la verdad incómoda de los compromisos cumplidos por el Gobierno socialista". El portavoz del PSPV no dudó en tachar la actuación del consejero de "irresponsable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 2007