La patronal dice que el desajuste fiscal hace peligrar inversiones en Guipúzcoa

Adegi urge a acabar con la "inseguridad" del Impuesto de Sociedades

La patronal guipuzcoana Adegi presentó ayer un escenario muy negro si la polémica fiscal existente en Guipúzcoa por la reforma del Impuesto de Sociedades se prolonga más tiempo. A falta de tres meses para cerrar el ejercicio, los empresarios de esta provincia avisaron de que la "inseguridad jurídica e incertidumbre" por este tributo pueden "poner en riesgo" parte de las inversiones en innovación, que este año alcanzarán los 806 millones.

Asegi hizo oír sus críticas en vísperas de que dinalice, hoy, el plazo para la presentación de enmiendas al proyecto aprobado por la Diputación (PNV y EA), que fijaron el tipo de gravamen en el 30%, dos puntos superior al establecido en Álava y Vizcaya. En un intento de meter presión a los partidos, el presidente de Adegi, Eduardo Zubiaurre, calificó de "inaceptable" e "inadmisible" que Guipúzcoa no haya resuelto aún la aprobación en las Juntas Generales de la norma foral que regula el Impuesto de Sociedades, lo que está generando "inseguridad jurídica e incertidumbre" entre los empresarios.

Este hecho supone, según Zubiaurre, la "ruptura de la unidad fiscal en el País Vasco por primera vez" y una "discriminación" para las empresas guipuzcoanas. El secretario general de Adegi, José María Ruiz Urchegui, añadió que "algunas inversiones empresariales han podido verse paralizadas" por la indeterminación fiscal.

La posible desarmonización fiscal, en opinión del presidente de la patronal, tiene además efectos negativos para todo el tejido empresarial, puesto que "puede poner en riesgo la inversión en innovación no tecnológica en 2007". Detalló que la inversión en I+D+i este año ascenderá a 806 millones, cuando la recaudación global por el Impuesto de Sociedades está presupuestada este ejercicio en 509 millones.

Zubiaurre insistió en que Adegi aboga por un tipo general del 24%, aunque "como mal menor, y para preservar la unidad fiscal vasca", aceptaría el 28%. Desveló que el último encuentro mantenido con el gobierno foral se produjo hace un mes, con el diputado de Hacienda.

El presidente de la Diputación, Markel Olano, prevé abrir una segunda ronda de contactos con los partidos para tratar de lograr apoyos en el debate en Juntas. Las críticas de la dirección de Adegi fueron dirigidas con especial énfasis al tratamiento fiscal que reciben las inversiones en innovación, uno de los apartados que el gobierno foral más ha destacado de su proyecto de norma. Zubiaurre afirmó que, con la redacción actual del impuesto, "no podrán aplicarse en 2007 las deducciones por innovación no tecnológica", salvo que se suprima "la exigencia de un informe previo obligatorio" para acogerse a ellas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otro lado, indicó que el nuevo tipo propuesto por la Diputación es del 30% para las grandes y medianas empresas, y del 24% sólo para las empresas que facturan menos de seis millones anuales. Solicitó por ello que el término "pequeña empresas" englobe a todas las que facturan menos de diez millones al año, como ocurre en Europa.

Eduardo Zubiaurre, flanqueado por sus directivos José María Ruiz Urchegui (a la izquierda) y Victoriano Gallastegi.
Eduardo Zubiaurre, flanqueado por sus directivos José María Ruiz Urchegui (a la izquierda) y Victoriano Gallastegi.J. U.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS