Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobierno de A Coruña firma la paz con los funcionarios

Ningún empleado cobrará menos de 1.000 euros de salario neto

Sin publicidad y de madrugada, el Ayuntamiento de A Coruña y sus funcionarios alcanzaron ayer un acuerdo salarial que pone fin a un año y medio de conflicto, en el que se sucedieron las sanciones, las protestas y huelgas encubiertas que afectaron a servicios básicos como la policía local y los bomberos. La retirada de los recursos judiciales de los trabajadores contra la relación de puestos de trabajo permitió desbloquear el último escollo.

La negociación para alcanzar este acuerdo, firmado ayer por ambas partes entre declaraciones verbales subrayando su satisfacción, fue larga y tortuosa. Los representantes de la Junta de Personal cedieron en la retirada de dos recursos judiciales, mientras que la concejal de Personal, la socialista Obdulia Taboadela, admitió el derecho individual de un funcionario a recurrir, por su cuenta, una relación de puestos de trabajo aprobada en 2006 entre una fuerte contestación por parte de los empleados públicos. Fue precisamente la valoración de esos puestos lo que desencadenó el enfrentamiento, en marzo del año pasado y siendo aún alcalde Francisco Vázquez.

El acuerdo alcanzado ayer prima sobre todo a los funcionarios con los salarios más bajos, dado que el gobierno municipal, presidido por el socialista Javier Losada, aceptó finalmente eliminar el mileurismo en el ayuntamiento. Todo su personal ganará como mínimo 1.000 euros mensuales netos gracias a unas subidas graduales hasta 2009. Unos 250 empleados no alcanzaban esa cifra al inicio del conflicto. Además, los trabajadores municipales, salvo altos cargos, cobrarán un complemento anual de productividad de 1.206 euros brutos.

En la recta final de este conflicto y con el fin de facilitar su resolución, los 56 bomberos expedientados por criticar el ascenso de unos compañeros aceptaron que se rebajase su falta de grave a un simple apercibimiento, sin consecuencia en su carrera laboral. Esas sanciones habían sido impuestas por el gobierno municipal antes de las elecciones locales de mayo, cuando el conflicto con los funcionarios estaba más encendido, con movilizaciones casi a diario en actos públicos del alcalde y una acampada en el centro de A Coruña que se prolongó durante mes y medio.

Tanto Taboadela como el presidente de la Junta de Personal, Manuel Aceña, se congratularon por este acuerdo que, según la concejal, permitirá "la normalización de la prestación de servicios y funcionamiento" de la administración municipal , fuertemente perturbado en las últimas semanas con bajas laborales masivas entre los agentes y bomberos locales. Fueron precisamente éstos los empleados públicos más activos en las protestas contra el gobierno local, dado que eran de los peor pagados en toda Galicia o incluso en comparación con compañeros de municipios más pequeños.

Aceña confió en que el diálogo social que dio por restablecido con este acuerdo "permita que en los próximos años se vaya mejorando el documento". "Quedan muchas deficiencias pendientes", apuntó. La responsable de Personal también habló de la "mejor voluntad" para seguir avanzando en el futuro en mejoras de las condiciones laborales de los funcionarios coruñeses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de octubre de 2007