Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Podré con la presión"

Hamilton contrapone su carácter y su capacidad para superar descalabros como el de China a la mayor experiencia de Alonso y Raikkonen

Lewis Hamilton salió escopetado del circuito de Shanghai el pasado domingo. Escocido por el grave error que cometió al forzar más de la cuenta los deteriorados neumáticos de su McLaren y embarrancar su McLaren en la entrada a boxes, juró que en el último Gran Premio, el 21 de octubre en Interlagos (Brasil), no volverá a fallar. Con ese objetivo entre ceja y ceja se fue a Woking, el fabuloso centro tecnológico que posee McLaren en la campiña del sureste de Inglaterra, decidido a trabajar tanto como fuera necesario en el simulador. Esta vez lo necesita más que nunca puesto que desconoce por completo el circuito brasileño donde deberá hacer valer sus cuatro puntos de ventaja sobre Fernando Alonso y siete sobre Kimi Raikkonen.

La batalla psicológica ante el último episodio de una de las temporadas más movidas y apasionantes en la historia de la fórmula 1 ha empezado. Hamilton es el más joven e inexperto -22 años y primera temporada en la F-1 frente a los 26 años y seis temporadas de Alonso y a los 27 años y siete ejercicios de Raikkonen-, pero no se corta ni dentro ni fuera de los circuitos. Su declaración de intenciones es contundente. "He estado en estas situaciones antes y podré con esta presión", anunció el líder del campeonato. "Si empiezas a reflexionar sobre las cosas negativas, pueden afectar negativamente tu forma de pensar". Muy confiado en la experiencia que ha acumulado en categorías inferiores y muy especialmente cuando ganó la GP2, el campeonato en el que se fogueó antes de dar el salto a la F-1, Hamilton puntualiza: "Kimi y Fernando poseen más experiencia pero conozco mi carácter. A Kimi se le llama el hombre de hielo pero yo también tengo esas características. Me tomo las cosas con serenidad y me recuperaré de lo que sucedió en China".

En contraposición al ambiente de ruptura que se palpa entre Alonso y la escudería McLaren, Hamilton se manifiesta encantado de poder pilotar una flecha plateada. "Cuando subo al coche no hay nada que me haga sentir mejor. Mientras pueda hacer este trabajo con el equipo en el que quiero estar, siendo competitivo y luchando por los campeonatos, siempre seré feliz", sentencia.

La escudería Ferrari hizo explícita su determinación de lograr un doblete en Brasil. Es una premisa básica para que Raikkonen agote al máximo sus posibilidades de proclamarse campeón del mundo. "Sólo podemos afrontar la carrera con una ambición máxima: situar a nuestros dos coches en las dos primeras plazas", anunció Stefano Domenicali, director deportivo de la escudería italiana. Esta temporada, los Ferrari han logrado el doblete en tres ocasiones, en Francia, Bélgica y Turquía. Raikkonen necesita ganar y que Alonso y Hamilton se clasifiquen, como máximo, en el tercer y en el sexto puesto. Los pilotos de Ferrari se preparan esta semana para la última batalla en el simulador ya la escudería ha agotado el kilometraje de entrenamiento máximo permitido por las normas de la Federación Internacional del Automovilismo (FIA).

En la parrilla del Gran Premio de Brasil no estará ya el austriaco Alex Wurz, que el lunes anunció su retirada de la fórmula 1, en la que ha competido durante seis temporadas. El japonés Kazuki Nakajima, de 22 años, será su sustituto en la escudería Williams, en la que formará tándem con el alemán Nico Rosberg. Nakajima era piloto de pruebas de Williams y también competía en la GP2, en la ha sido designado piloto del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de octubre de 2007