Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"¡Son fichajes fraudulentos!"

Los clubes, impotentes ante equipos como el Liverpool, con seis canteranos españoles

You'll never walk alone. Nunca caminarás solo. El viejo himno popularizado por Gerry & The Pacemakers cobró un significado inesperado este verano, cuando Fernando Torres abandonó el Atlético y fichó por el Liverpool. El delantero llegó a la ciudad del Mersey hablando un inglés escaso. No importó. Abrió la puerta del vestuario y se encontró a Reina, Arbeloa y Xabi Alonso. Cruzó hasta el despacho del entrenador para reunirse con Rafael Benítez. Y al visitar las instalaciones de Melwood, la ciudad deportiva del club, volvió a sentirse acompañado, rodeado de palabras conocidas. En la cantera del Liverpool hay seis adolescentes españoles de entre 16 y 19 años: Daniel Pacheco (Barça); Daniel Ayala (Sevilla); Mikel San José (Athletic); el hispanoargentino Gerardo Bruna (Real Madrid); Francisco Durán (Málaga); y Miki Roque (Lleida; cedido en el Xerez). Su presencia, interpretada como un expolio, indigna a los clubes españoles que les formaron.

"No podemos hacer profesionales a los 450 chavales que tenemos. Su marcha es inevitable"

"¡Es una putada auténtica!", se queja Pablo Blanco, coordinador de la cantera del Sevilla, que también vio en su día como Barragán, hoy en el Depor, se marchaba al Liverpool. "Tocan la ilusión de los chavales y les ofrecen una beca de estudios con unos emolumentos mucho mayores de los que reciben aquí. Nuestras gratificaciones son de entre 300 y 1.500 euros mensuales. Allí están entre los 3.000 y 5.000 mensuales, más la residencia. La golosina es jugar en el Liverpool, un equipo importante en todo el mundo", añade. "Como los chicos no son profesionales, se pueden llevar al lucero del alba. ¡No podemos hacer profesionales a los 450 chavales que tenemos! Su marcha es inevitable".

Que el Liverpool se haya fijado en España no es casual. "Benítez y su entorno tienen un gran conocimiento de la cantera española", dicen desde los clubes afectados. "En Inglaterra están coartados por una ley que obliga a que sus canteranos hayan nacido cerca de la sede del club. En Liverpool deben ser auténticos leñadores. Estamos de moda porque el talento está en España. Sólo hay que ver las selecciones inferiores. En Inglaterra, para que salga un Rooney, hay que mover miles de niños".

El fenómeno de la exportación de canteranos españoles, amplificado por la presencia de Sergio Tejera en el Chelsea y de Fran Mérida en el Arsenal, tiene nombre. "Es el efecto Cesc", dice Blanco. "En el Arsenal ha demostrado un talento impresionante. Se ha hecho figura en Inglaterra. Les ha abierto los ojos a que el talento está aquí". El dinero, sin embargo, está en la Premier, donde los clubes disfrutan del contrato televisivo más lucrativo de Europa. Eso coloca a la cantera española en peligro. Y al Barça, en el punto de mira.

"¡Es una forma fraudulenta de conseguir jugadores formados en otros clubes!", se quejan desde los despachos del equipo azulgrana, que este verano vio cómo el Liverpool le arrebataba a Pacheco, de 16 años. "Puede haber una recompensa económica importante para el club, pero viendo el ejemplo de Cesc... nosotros intentamos defender la permanencia del jugador como podemos. Lo hemos hecho con Bojan y Giovani, a los que han tocado, pero por los jugadores moderados no pujamos. Es el caso de Pacheco", continúan. "En otros casos, sin embargo, hemos tenido que mejorar la oferta económica, porque si no, se marchan. Lo hacen de un día para otro. No se puede ni hacer contraoferta. No es normal".

El Liverpool, como casi todos los clubes que quieren fichar a un menor, se acoge al cambio de residencia de los padres. No paga por el fichaje. Los equipos afectados deben buscar amparo en la FIFA, que ha establecido unos baremos de compensación por los gastos de formación, dependiendo de cuántos años lleve el jugador en el club y de si es internacional. "En el caso de Barragán cobramos unos 80 millones de pesetas", explica Blanco.

Anfield habla español. Melwood, también. Tras Inglaterra, España es el país más representado en la cantera del Liverpool. El entrenador de los reservas se llama Ángel Vales. Benítez llegó en 2004 y sus éxitos hicieron que la afición rebautizara al equipo como el Spanish Liverpool. Hoy el apodo tiene más sentido que nunca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de octubre de 2007