Defensa reafirma su presencia en Afganistán pese a otro ataque mortal

El atentado costó la vida a dos militares españoles y un intérprete afgano - Una bomba estalló al paso de un blindado dotado con inhibidores

Un ataque talibán con bomba costó ayer la vida a los soldados Germán Pérez Burgos, nacido hace 33 años en Alange (Badajoz) y que volvió este año al Ejército tras haber estado antes en Bosnia, y Stanley Mera Vera, de 20, soltero, de Guayaquil (Ecuador), que se incorporó el año pasado. Los dos murieron junto al intérprete afgano-iraní Roohulah Mosavi. Una bomba explotó al paso del vehículo blindado, ocupado por nueve personas y dotado de inhibidores. Otros seis soldados españoles que viajaban en el vehículo resultaron heridos. El Gobierno reafirmó de inmediato su compromiso de mantener tropas en Afganistán.

Más información

El vehículo atacado abría una columna de cinco blindados en cuyo interior regresaban a la base los integrantes de un destacamento español cuya misión de ayer consistía en evitar ataques de talibanes o bandidos en una carretera de la zona.

El estallido se produjo en Shewan, muy cerca del área de Shïndand, donde ayer fueron liberados dos soldados italianos tras una operación de fuerzas de la OTAN en la que participaron militares de Italia y Reino Unido.

La muerte de los dos soldados eleva a 84 el número de militares que han perecido durante la misión en Afganistán o en accidente durante su regreso a España (el caso del Yak-42).

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, aseguró ayer que España mantendrá su compromiso con la misión militar en Afganistán, de lucha contra el terrorismo y para la reconstrucción del país. Alonso comparecerá hoy en el Congreso para pedir el envío de 52 militares para participar en la instrucción del Ejército afgano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50