Guatemala celebra unas elecciones condicionada por la violencia

El general Pérez Molina, favorito

Los 5,9 millones de guatemaltecos con derecho a voto -de una población de 13,3 millones- acuden hoy a las urnas con una gran incertidumbre sobre el resultado de las elecciones generales y sobre el futuro del país. La consulta que hace unos meses tenía un claro favorito se ha convertido en la recta final de la campaña en la lucha electoral más reñida desde los comicios de 1985, que marcaron el fin de un largo período de regímenes militares.

El general Otto Pérez Molina, candidato presidencial del derechista Partido Patriota (PP), ha devorado la cómoda ventaja que tenía Álvaro Colom, candidato de la coalición de centro-izquierda Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y se perfila como el favorito.

La violencia y el clima de inseguridad que se vive en Guatemala han contribuido a polarizar la campaña electoral entre la imagen de moderación de Colom y de firmeza del general Otto Pérez, cuya candidatura ha ganado terreno gracias a su lema de mano dura contra la delincuencia, que ha calado entre la población.

Pérez Molina, antiguo jefe de inteligencia y del poderoso Estado Mayor Presidencial, participó en representación del Ejército en las negociaciones de paz con la guerrilla que desembocaron en los acuerdos de 1996. Todo apunta a que habrá una segunda vuelta dentro de dos meses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS