_
_
_
_

La fiscalía investiga el envenenamiento de un ave protegida en Guipúzcoa

La Fiscalía de Medio Ambiente de Guipúzcoa ha abierto una investigación sobre la muerte por envenenamiento de un alimoche, una especie de buitre que está protegida, en una zona rural de Alegia. Una prueba genética ha determinado la procedencia del cordero muerto que fue utilizado como cebo, aunque la autoría de los hechos todavía no ha sido aclarada.

El alimoche, ave migradora transahariana, es el más pequeño de los buitres ibéricos y se alimenta de restos de carroñas de ganado. En los últimos 15 años se ha producido un fuerte descenso en sus poblaciones. La mayor amenaza para esta especie, considerada en peligro de extinción, es el uso de veneno, como indica la asociación de protección de la naturaleza Aena.

Fue la propia Diputación de Guipúzcoa la que informó a la fiscalía de la muerte de un ejemplar de esa especie en el citado municipio tras ingerir un veneno, que además está prohibido, y que había sido aplicado a un cebo muerto. El fiscal de Medio Ambiente destacó que averiguar la procedencia del cordero utilizado como cebo y determinar quién puede ser el autor del envenenamiento "en una zona tan grande es complicado".

Para averiguarlo, especialistas de la Diputación extrajeron sangre al cordero y la compararon genéticamente con el resto de ejemplares de los alrededores. El resultado fue positivo, y el ente foral encontró a los progenitores del cordero y, en consecuencia, a su dueño. Sin embargo, "la autoría no está muy clara", dado que al propietario del animal le han robado varios corderos, precisó el fiscal. Además, el cadáver se encontraba en unos terrenos cercanos a un caserío que no es de su propiedad.

Interrogatorios

"La autoría no está muy clara. Sí se ha averiguado la titularidad de los corderos, pero que ese cordero fue utilizado por esta persona para envenenar a ese ave no está muy claro", explicó el representante del Ministerio Público.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Tras recibir el correspondiente informe de la Diputación, la fiscalía abrió diligencias por un supuesto delito relativo a la protección de la flora y fauna para conocer la titularidad del caserío cerca del que se hallaron el cordero y el ave, para que lo que interrogara a los posibles autores del envenenamiento.

Así, se tomará declaración a las personas "que tienen que ver con los terrenos en los que presuntamente se haya podido robar el cordero o aplicar este tipo de venenos".

El fiscal destacó que existe "mucha colaboración" con la Ertzaintza al investigar los delitos contra el medio ambiente, aunque también existe el problema de que la policía vasca no cuenta con "un cuerpo especializado" en esa materia, como sucede en el caso de la Guardia Civil y su Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_