_
_
_
_
Reportaje:La investidura de Sanz

Vino y charanga contra el descontento

Dirigentes críticos del PSN piden cambios en su dirección en las fiestas de Sartaguda, cuyo alcalde socialista fue elegido con apoyo de ANV

"¡Que la gente te escupa a ti!". Ainhoa Aznárez, concejal del PSN en Pamplona hasta las pasadas elecciones, asegura que contestó así al portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, cuando éste la llamó para pedirle un poco de moderación en las críticas a la dirección federal del partido, que ha obligado a su federación navarra a entregar la presidencia regional a Miguel Sanz, de UPN. Pañuelo al cuello y con un vino en la mano, Aznárez da rienda suelta a sus quejas en la puerta de un bar de Sartaguda (1.200 habitantes). Este pueblo de la ribera, cuyo alcalde socialista, Juan Ramón Martínez Benito, ha sido expedientado en el partido por llegar al cargo con el apoyo de Acción Nacionalista Vasca (ANV), acaba de inaugurar sus fiestas de la Virgen del Rosario. De barra en barra, dirigentes y cargos de los socialistas navarros etiquetados como críticos verbalizan el desánimo que el episodio ha generado entre militantes y votantes. El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza (PSE), los acompaña. Tampoco él ahorra reproches contra la dirección regional.

Odón Elorza: "Al PSE, al PSC o al PSdG no les hubieran obligado a tomar esta decisión"
Más información
El PSOE advierte a Sanz que hará una oposición "exigente" sin renunciar a la moción de censura

La cara más conocida de esta cuadrilla es el parlamentario foral Juan José Lizarbe, considerado el líder de esa corriente, que descarta, en principio, que el Grupo Parlamentario Socialista en la Cámara foral pueda desobedecer la consigna de la ejecutiva federal y rebelarse, adoptando otra opción en el debate de investidura que no sea la abstención impuesta por Madrid.

Lizarbe no quita peso a la crisis, una de las más graves que, a su juicio, ha sufrido el partido y que, asegura, ha resquebrajado el apoyo del que gozaba el secretario general, Carlos Chivite. Rechaza que puedan producirse escisiones, como vaticinó Puras, pero considera que la actual dirección regional del partido no puede escapar de este episodio así como así. Por eso reclama "una serie de medidas" para reconducir la situación. ¿Cuáles son esas medidas? "Todavía no las hemos decidido", explica Lizarbe. "Mañana [por hoy] tenemos una reunión tras la que haremos pública nuestra posición, aunque me temo que muchos compañeros reclamarán un congreso extraordinario", afirma.

Pero, ¿no era Ferraz quien decidió abortar el pacto de izquierdas? Las críticas en este prolongado aperitivo se personalizan, sin embargo, en el candidato dimitido, Fernando Puras, y en Carlos Chivite, que no supieron negociar en Madrid lo que los compañeros pedían en Pamplona. Lizarbe, que perdió el liderazgo de los socialistas navarros frente a este último por un escasísimo margen en 2004, insiste en que la ejecutiva federal ha actuado "dentro de sus competencias", las cuales no cuestiona. Lo más, un reproche a las formas. "José Blanco [secretario de Organización del PSOE] no ha hecho bien las cosas", afirma el parlamentario foral. "Encima de desautorizarnos frente a nuestros electores, nos dice que las órdenes de Ferraz se cumplen por narices".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

"Todas las agrupaciones manifestaron con firmeza que eran partidarias del pacto con NaBai", prosigue Aznárez, la ex concejal que conversó por teléfono con López Garrido. "El enemigo es Unión del Pueblo Navarro (UPN), del que estamos hartos de hacer seguidismo. Sólo separándonos de ellos mejoraremos nuestros resultados, como le ocurrió al Partido Socialista de Euskadi, que cuando dejó de ir de la mano del Partido Popular volvió a convertirse en segunda fuerza en el País Vasco", añade.

"Estamos ante una crisis mayor que la de la corrupción de los años noventa, porque un garbanzo negro lo eliminas y ya está, pero, ahora, ¿cómo vamos a hacer para recuperar la coherencia con nuestras bases?", se pregunta Helena Berruezo, vicepresidenta del Parlamento foral durante la pasada legislatura. "Nuestra propia dirección ha sido incapaz de convencer al PSOE de la bondad de nuestro proyecto político", continúa la dirigente socialista que forma parte del comité federal y, como Aznárez, es miembro de Ahostak, la plataforma femenina de tendencia nacionalista y de izquierdas que respaldó el fallido proceso de paz. "Conozco perfectamente la estructura de mi partido y sé que esto estaba entre lo que podía pasar; lo que no consiento es que me engañen mis dirigentes".

"Sinceramente, no entiendo nada", prosigue Lourdes Montero, portavoz socialista en el ayuntamiento de Zizur Mayor (cercanías de Pamplona) y miembro de la ejecutiva regional, camino del siguiente bar. "No sabemos lo que ha ocurrido entre el 4 de julio

[fecha en la que el Comité Regional del partido decidió presentar a Fernando Puras como candidato] hasta el 3 de agosto [día de la negativa de Blanco]", asegura la dirigente socialista. "Se lo transmitimos así a Chivite en muchas reuniones sin que nos contestara. Nos decía que se lo preguntáramos a Ferraz", continúa.

El recorrido termina en una mesa preparada para unos 100 comensales. Como uno más, Odón Elorza, invitado personalmente a las fiestas por el alcalde de Sartaguda, opina sobre la situación que está viviendo el partido en Navarra. Asegura que es el momento "de evitar cualquier escisión, fuga o baja" en el PSN, así como de abrir "un proceso de renovación" no sólo por esta crisis, sino "por los pésimos resultados electorales del partido en Navarra, similares a los de Madrid".

Respecto de las órdenes de Ferraz, Odón Elorza afirma: "Ni al PSE ni al PSC ni al PSdG se les hubiera obligado a tomar una decisión semejante". ¿Y qué piensa del expediente que abrió el partido al alcalde de este pueblo por aceptar un voto de ANV? "Fue una decisión tomada en caliente. Él es un hombre de buena fe, de buen talante. Estoy seguro de que se archivará".

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_