La revolución bolivariana

Chávez busca la reelección permanente

El presidente venezolano reformará la Constitución para seguir en el poder más allá de 2012

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció el domingo un plan de reforma constitucional que le permita ser reelegido de forma ilimitada una vez que termine su actual mandato, en 2012. La medida, precisó, no se aplicará a otros cargos de elección popular. "La reelección continua, o como quiera que se llame, sólo debe ser para el presidente, no para gobernadores ni alcaldes", dijo Chávez el domingo en su programa de radio y televisión Aló Presidente. El mandatario, que habitualmente argumenta muy extensamente sus puntos de vista, no explicó por qué cree necesario reservar el privilegio a la presidencia. Se limitó a afirmar que la reelección indefinida de gobernadores y alcaldes favorecería la formación de "caudillitos regionales y locales".

Los cambios también afectarán a la política económica y la organización del Estado

Más información

La reforma de la Constitución de 1999, en especial en el tema de la reelección, es fundamental para el plan del presidente de llevar a Venezuela al socialismo del Siglo XXI. Por eso Chávez comenzó a hacer campaña en favor de su reelección indefinida un minuto después de lograr su segundo mandato por seis años -hasta 2012- en las elecciones celebradas a finales del año pasado. Para justificar su empeño, Chávez sostiene que el pueblo tiene derecho a seguir eligiendo a un gobernante todas las veces que lo considere conveniente si éste lo ha hecho bien.

"Si producto de esa propuesta, ustedes, el pueblo, me echa de aquí, me voy; yo no tengo problema. Siempre lo he dicho: el día que el pueblo no me quiera, yo no me voy a poner a llorar, y me voy (...); si ustedes no quieren mando, yo tampoco quiero mando", dijo Chávez en su programa Aló, presidente.

El presidente, que cumplirá 53 años el próximo sábado 28 de julio, gobierna desde 1999 y ha insistido en que aspira a seguir en el poder por lo menos hasta 2021.

La pasión de Chávez por cambiar las Cartas Magnas no es novedosa. Cuando fue electo por primera vez en diciembre de 1998, estaba vigente la Constitución Nacional de 1961. El texto prohibía expresamente la reelección inmediata y sólo permitía a un ex presidente postularse de nuevo al cargo tras una pausa de dos quinquenios. Chávez, en cumplimiento de su principal promesa electoral, convocó en 1999 a una Asamblea Nacional Constituyente que modificó totalmente la ley fundamental, ampliando el periodo de mandato de cinco a seis años y permitiendo la reelección.

El proyecto de la segunda reforma constitucional en menos de una década ha sido confiado a una comisión presidencial que dirige la presidenta de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), Cilia Flores. Este comité ha funcionado de manera secreta, pero algunos de los papeles de trabajo han trascendido al público, causando bastante revuelo.

El calificativo de "indefinida" que se le había atribuido a la reelección en los primeros borradores generó mucha inquietud y la comisión adoptó una solución semántica: cambiar el término por "continua". Sea cual fuere el adjetivo, significa que no habrá un tope para la permanencia de una persona en la jefatura del Estado.

Una vez que esté lista la propuesta, Chávez la presentará oficialmente ante el país y la entregará al cuerpo legislativo para que inicie un proceso de consultas y deliberaciones. El proyecto ya aprobado por la Asamblea Nacional tendrá que ser sometido a referéndum y sólo regirá si es aprobado por la mayoría del electorado que concurra a votar.

La oposición, incluyendo la Conferencia Episcopal Venezolana, han denunciado que la reforma tiene la finalidad de perpetuar a Chávez en el poder, además de modificar el sistema político y económico del país para establecer un régimen socialista no democrático. Chávez se ha defendido diciendo que todos los cambios serán votados por el pueblo y ha justificado el secretismo con el que la comisión presidencial ha estado trabajando.

Aparte de la norma sobre reelección, la reforma contendrá cambios sustanciales referidos al modelo político y económico, pues Chávez pretende dar anclaje legal a su propuesta del socialismo del siglo XXI. Respecto a este tema también ha adelantado algunos puntos: El pasado sábado, el presidente aseguró que el modelo que piensa instaurar no repetirá los errores de anteriores sistemas socialistas. "Vamos a respetar la propiedad privada, sobre todo la pequeña propiedad y la que sea productiva, sin importar su tamaño", dijo.

Reveló que durante su reciente visita a Managua, habló sobre estos errores con su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega, y éste admitió que fue una grave equivocación expropiar las tierras y los animales a los pequeños productores en los ochenta. "Muchos eran sandinistas y se volvieron contras [paramilitares de derecha que se enfrentaron a la guerrilla sandinista] por eso. Nosotros no vamos a caer en ese error", puntualizó Chávez.

Por último, adelantó que habrá una nueva organización administrativa del país, incluida Caracas, la capital venezolana, lo que significará, por ejemplo, la desaparición de la alcaldía mayor, en manos del oficialista Juan Barreto, presente en la alocución del domingo. "Barreto, ve a ver qué trabajo vas buscando", manifestó Chávez en tono jocoso.

Hugo Chávez saluda a sus seguidores durante un mitin electoral en San Cristóbal en noviembre pasado.
Hugo Chávez saluda a sus seguidores durante un mitin electoral en San Cristóbal en noviembre pasado.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 23 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50