Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

La toxicidad de la pasta contaminada es superior a la detectada en EE UU

Los análisis muestran un 6% de dietilenglicol en los dentífricos incautados en hospitales

Cada uno de los dentífricos Spearmint procedentes de China y distribuidos por varios hospitales españoles en kits de higiene personal tenía un 6% de la sustancia tóxica dietilenglicol, según los análisis del Ministerio de Sanidad. El mes pasado, las autoridades de Estados Unidos retiraron 900.000 tubos de pasta de diente china, algunos de los cuales tenían un 5% de esta sustancia, usada como anticongelante. Mientras que la Unión Europea ha alertado a todos los países de la entrada del producto en España, Sanidad señala que se ha distribuido por todo el país y que podría estar en hoteles y aviones.

Aún se desconoce cómo ha burlado los controles españoles el dentífrico Trileaf Spearmint, de la compañía china. Pero sí se sabe que ha sido distribuido por todo el país. Varios hospitales españoles que el Ministerio de Sanidad no precisa lo entregaban dentro de un neceser de higiene personal. Los tubos podrían estar además en hoteles y aviones por lo que las autoridades sanitarias españolas han dado la alerta.

La sustancia tóxica hallada en los dentífricos es dietilenglicol. Al igual que la glicerina, pertenece al grupo de los polioles, es decir, alcoholes de azúcar de bajo contenido energético. Es un líquido viscoso, incoloro e inodoro, con sabor dulce, y su estructura molecular es muy parecida a la glicerina. De ahí que, bien por confusión o por abaratar costes, se use a veces como sustitutivo de la glicerina de calidad. Suele emplearse como espesante en anticongelantes, lubricantes y lacas; como ablandador y plastificante. Pero a veces se cuela en medicamentos o cremas dentales ilegalmente. Es ahí cuando el dietilenglicol se convierte en un problema.

Los expertos consultados señalan que nunca debería utilizarse en medicamentos o cualquier otro producto que pudiera ser ingerido. La Unión Europea no ha establecido un límite a la dosis por la sencilla razón de que jamás debería encontrarse en pastas de dientes o medicinas. Estados Unidos la permite, pero sólo si es menos de un 0,1% de los dentífricos, que se venden en las tiendas como si fueran medicamentos.

El decano de la Facultad de Farmacia de la. Universidad Alfonso X El Sabio, Fernando de Jesús, explicó ayer a este periódico los efectos adversos de este añadido si entran en contacto con el cuerpo humano. "Es muy peligroso en ciertas dosis. Si se ingiere o si entra en contacto prolongado con la piel se metaboliza en el hígado y da lugar a ácido oxálico. En contacto con el calcio reacciona y causa espasmos musculares, uno de los primeros síntomas de los intoxicados", señala De Jesús.

La actividad del dietilenglicol puede ser aún peor. Puede causar la destrucción de las células hepáticas y renales causando fallos que causan definitivamente la muerte. Según los manuales de Toxicología, la dosis letal para humanos por vía oral es aproximadamente 1 miligramo por kilogramo de peso. "Ese porcentaje de dietilenglicol en un tubo de 17 gramos parece bastante", prosigue De Jesús. "Un uso continuo de esa pasta de dientes o su contacto una herida de la boca podría causar problemas", comenta. Según los análisis de la Agencia Española del Medicamento, pese a los riesgos de la sustancia, la cantidad encontrada en las pastas no es excesiva. El departamento aseguró el lunes que un niño tendría que comerse un tubo entero de 80 mililitros de producto para ser intoxicado. Esos números se han hecho teniendo en cuenta los casos de intoxicación aparecidos en varios países en los últimos años, aunque la Agencia no ha especificado como ha obtenido sus cálculos.

100.000 pastas irregulares

Otra experta en toxicología, María Fernanda Mera, señala que si se hubieran respetado las buenas prácticas en la fabricación de medicamentos y otros productos se habrían evitado centenares de muertes en muchos países. "La composición de los excipientes no siempre está detallada en los prospectos y rótulos".

Tras saber que una decena de dentífricos con dietilenglicol habían sido detectados en España la Unión Europea ha alertado a las autoridades de todos los países.

El Sistema de Alerta Rápida de Alimentación y Comida, que transmitirá a los 26 países restantes de la UE las informaciones relativas a la pasta dental, según explicó la portavoz de Protección al Consumidor del Ejecutivo comunitario, Helen Kearns, quien confirmó que España era el único Estado miembro que ha registrado esta sustancia en su mercado y añadió que la alerta ya se inició a finales del mes de mayo.

La detección de las pastas contaminadas se deben a la alarma despertada por el hallazgo de unas cien mil pastas dentales que habrían entrado en España de forma irregular. La mayoría de ellas no cumplían los requisitos de etiquetado. Las comunidades autónomas las han retirado y enviado al Ministerio de Sanidad para que analice si se trata sólo de dentífricos importados irregularmente, pero inocuos, o con alguna sustancia peligrosa para la salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2007