Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Rojo? Sí, pero a todos

El pasado lunes, el ministro de Defensa anunció que, para "acabar con una injusta discriminación", reformaría un real decreto para conceder a los caídos en Líbano la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo. Desde que ocurrió la mayor tragedia del Ejército en tiempos de paz con el Yak-42 estrellado hace cuatro años en Turquía, donde falleció mi padre junto a 61 compañeros a su regreso de Afganistán, el nuevo Gobierno ha intentado acabar con las discriminaciones que padecían los caídos en misiones en el exterior, concediendo indemnizaciones o creando un monumento conjunto. Hasta ahora, la gran tarea pendiente era condecorarles como se merecen.

De los 135 militares fallecidos en misiones, sólo los del CNI abatidos en Irak tienen el distintivo rojo; el resto, el amarillo -el mismo que han recibido miles de fallecidos o no en España por "hechos (...) que impliquen una conducta meritoria (...) en acto de servicio"-, según el decreto que aclara la concesión del rojo para "servicios en transcurso de un conflicto armado o de operaciones militares que impliquen o puedan implicar el uso de la fuerza armada".

Particularmente, mi padre, junto a sus compañeros, fue atacado en cuatro ocasiones, directamente, con cohetes contra su base en Kabul. De no ser porque se pudieron refugiar, se habrían producido víctimas con seguridad. ¿No implican estas situaciones "uso de fuerza armada"? ¿Qué diferencia habría para nosotros, el Gobierno, o los caídos, en que hubieran muerto de aquel modo? ¿Habríamos sufrido más, serían más héroes...? Evidentemente, no, lo que nos hace reflexionar si debe ser igualmente condecorado quien fallece de un infarto en un cuartel español, que quien fallece por una mina en Bosnia, en accidente en Kosovo, concluyendo su misión en Afganistán, u otras causas. Todos realizaron sus misiones armados, protegidos con chaleco antibalas, hasta que les llegó la muerte en defensa de diversos pueblos.

¿Distintivo amarillo no es menospreciar los riesgos a los que se vieron sometidos? Como viene exigiendo el PP desde el accidente del helicóptero en Afganistán, deben concederles a todos ellos -sin exclusión- la cruz roja. Este cambio no se debe a que sean caídos de guerra -en la que no participamos directamente desde Sidi Ifni-, sino porque los fallecidos en diversas operaciones militares dieron su vida como auténticos héroes del siglo XXI.

¿O son menos héroes que los 65 soldados, sí distinguidos con el rojo, que tuvieron alguna participación en el desembarco de Perejil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2007