Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ampliación del puerto se retrasa a 2009 tras las exigencias de ACM

Camps y Barberá se reúnen con Bonnefous para negociar "los flecos" del contrato

A tres bandas, Francisco Camps, presidente de la Generalitat, Rita Barberá, alcaldesa de Valencia y Michel Bonnefous, presidente de ACM, se reunieron ayer para dejar claro que las obras de ampliación del puerto comercial no va a ser un impedimento para la celebración de una nueva edición de la Copa del América en 2009. Los portavoces de Barberá y Camps coincidieron en señalar que "no hay nada firmado" y que las obras pueden comenzar más allá de 2009. Presidente y alcaldesa aceptan así el ultimátum interpuesto por el dueño del Alinghi, Ernesto Bertarelli.

Ni Camps ni Barberá quisieron ayer decir en sus propias palabras que la ampliación del puerto comercial, que tan necesaria han planteado en numerosas ocasiones, va a posponerse para satisfacer los deseos de los organizadores de una nueva edición en 2009 de la Copa del América. Vicente Rambla, portavoz del Consell, aseguró que la ampliación "es compatible" con la celebración de la competición. "Es cuestión de que conozcan las características, las fases y el calendario y ver el no impacto en 2009", explicó. Alfonso Grau, portavoz del PP en el Ayuntamiento, señaló que se trata de "adecuar los tiempos para que no coincidan". En todo momento, quiso evitar el término retraso. "Todo el mundo sabe que un proyecto de esta envergadura no se hace en dos años".

La coincidencia entre Ayuntamiento y Consell no quedó ahí. Ambos portavoces señalaron que "no hay nada firmado", pero que las negociaciones van por buen camino. El propio Bonnefous avisó el pasado jueves de que ACM, empresa que elige la sede de la competición, se opone a ver "1.000 camiones diarios" entrando en la dársena. Grau interpretó estas palabras únicamente en el sentido de las obras y no vio que las condiciones de ACM estuvieran relacionadas con la expansión industrial de las instalaciones del puerto. "Si ha sido compatible ahora que ya tenemos un puerto inmenso, por qué no iba a poder realizarse con la ampliación en el futuro", añadió. "Además, el nuevo espigón tendría 3.000 metros y no afectaría en absoluto a ediciones posteriores", añadió.

La rápida aceptación del retraso de las obras contrasta con las exigencias que la alcaldesa de Valencia ha manifestado en varias ocasiones sobre la urgencia de financiación estatal para acometer las obras de ampliación. La Autoridad Portuaria de Valencia avisó hace un año de que se perderían mil millones de euros si no se crecía. El propio Rambla reconoció la necesidad de esta ampliación, después de afirmar que la "mejora y acondicionamiento del puerto deportivo" forman parte de la negociación.

Respecto al canon ampliado a 120 millones de euros, tanto Ayuntamiento como Consell, coincidieron en destacar que el dinero no suponía un gran impedimento para la negociación.

La fórmula 1 no puede esperar

"Desde que es presentado el proyecto hasta que se realiza... todo el mundo sabe que pasan más de dos años", declaró ayer el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau. Trató así de explicar la decisión de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, de aceptar el retraso en las obras de la ampliación del puerto industrial, para satisfacer las exigencias de ACM.

Minutos antes, el propio Grau explicó la aprobación técnica del proyecto de construcción de la conexión del paseo de la Alameda, la avenida de Francia y el puerto a través del circuito urbano de fórmula 1. "Las obras comenzarán ya, para que se puedan hacer en pocos meses", afirmó. El proyecto tendrá un coste de licitación de 57 millones de euros y un plazo de ejecución de 12 meses. A pesar de la rapidez prevista para las obras del circuito, aún no hay una fecha definida para la celebración del Gran Premio. La infraestructura más destacada de la elaboración del circuito es el paso inferior de 170 metros bajo la Alameda que salva a la estructura ferroviaria y a la calle de Ibiza. Este tramo de cuatro carriles, dos para cada sentido, será utilizado por 6.250 vehículos diarios.

El tramo previsto en este proyecto sólo ocupa 2.200 metros del trazado. El resto del circuito tratará de adecuar la Marina Juan Carlos I.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2007

Más información