Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Fase clasificatoria para la Eurocopa de 2008

Luis proclama la 'españolía' de sus jugadores

El seleccionador zanja el supuesto caso de las medias de Puyol y Xavi sin el ribete rojo y gualda lamentando que se intente "sacar punta a todo"

Luis Aragonés apareció con su selección en las faldas de los Alpes, en el hotel de concentración, y habló de "españolía" (sic), de su futuro adiós al equipo nacional, de ambición, de Liechtenstein (más bien poco) y, como cada día y cada noche, de Raúl. Se presentó el seleccionador ante los medios en la obligada cita previa al partido de hoy, en el que España visita a la minúscula selección de Liechtenstein no ya con la obligación de ganar (eso se da por descontado), sino con la necesidad de golear para que las cuentas favorezcan al finalen caso de empate a puntos.

A Luis le cargan algunos debates que considera gratuitos. No le sorprenden ("porque llevo mucho en esto", le gusta afirmar), pero le llenan de hastío. No es el caso de Raúl, de quien no se cansa de repetir que está a un paso de volver a la selección, pero sí de la última polémica creada, que tiene que ver con la vestimenta del equipo. Concretamente, con las medias. España vistió de blanco en el partido del sábado pasado contra Letonia. Y de ese color eran también las medias, en cuya parte superior había un ribete con los colores de la bandera española. Según parecen demostrar unas imágenes, dos jugadores ocultaron los colores rojo y amarillo colocándolos bajo el blanco. Eran los barcelonistas Puyol -que ayer se entrenó con los reservas- y Xavi. Hubo quien, para dar trascendencia al asunto, se acordó de Arconada, ex portero de la Real Sociedad que en su etapa en la a selección lucía medias blancas sin la bandera española.

Pero Luis fue rotundo: "No tengo nada que decir. Estoy convencido de la españolía de los jugadores, de su entrega y de su cariño a la selección. Se intenta sacar punta a todo. Me da igual un pantalón o las medias. Hay otros por ahí que dicen: 'No quiero ir a la Copa América'. Si eso ocurriera aquí... Vamos a ser serios y normales, como lo es la sociedad española".

Así intentó zanjar Luis el tema, pero no lo consiguió. El traductor puso cara de espanto, alzó su mano y preguntó cómo podía traducir al alemán "españolía". Luis balbuceó antes de contestar: "Pues españolidad o españolismo... O sea, un sentimiento, un cariño". Visto que su respuesta no le sacaba de dudas, espetó al intérprete: "Pues vaya usted a España y lo ve. Y, si no, diga lo que quiera". Eso debió de hacer el traductor, que durante dos minutos se esmeró en contar aquello ante la perplejidad del seleccionador, que, cuando acabó, añadió: "Veo que lo ha cogido usted muy bien".

Antes de que los colores españoles se hicieran presentes en el debate, Luis se refirió a unas declaraciones suyas en las que aseguraba haber hablado con la federación sobre su futuro, concretamente sobre su adiós a la selección tras la Eurocopa. "He hablado porque considero que el futuro debe ir por otros derroteros. Y lo sabe la federación", contó sin entrar en más detalles.

Respecto a Liechtenstein, dijo: "Somos superiores, pero hay que estar muy avisados". Habló de ganar "por cinco goles mejor que por cuatro", aunque hizo hincapié en "el respeto" que le merece el rival. Un rival que ocupa el puesto 134º en la clasificación de la FIFA, pero que en esta fase clasificatoria ha conseguido cuatro puntos gracias a un empate contra Irlanda del Norte y una victoria (1-0) sobre Letonia, la cuarta de toda su historia. Luis sólo torció el gesto cuando se le preguntó si el equipo sería ambicioso contra Liechtenstein, el equipo de un Principado de 35.000 habitantes. "No sé por dónde va la pregunta", contestó, "y tampoco sé qué es ser ambicioso además de ir a ganar".

Por último, el seleccionador aseguró que el hecho de que en la plantilla haya jugadores que el próximo sábado se juegan la Liga (dos del Madrid, dos del Barça y uno del Sevilla) no le condiciona para alinearlos. Y, como despedida, tuvo que escuchar cómo un periodista de Liechtenstein le proponía el eterno interrogante. "¿Cómo es posible que una estrella del fútbol mundial como Raúl no esté en la selección?". Y así respondió Luis: "Todos los jugadores sensacionales no han jugado si no estaban en su mejor forma. Le pasó a Pelé, a Di Stéfano y, más recientemente, a Totti. Porque se llama Totti el italiano de los goles, ¿no?".

Liechtenstein: Jehle; Michael Stocklasa, Hasler, Martin Stocklasa, Ritzberger; Ronny Büchel, Burgmeier, Kieber, Thomas Beck; Mario Frick y Rohrer.

España: Casillas; Ramos, Puyol o Navarro, Marchena, A. López; Albelda; Joaquín, Cesc, Silva; Soldado y Villa.

Árbitro: Ivanov (Rusia):

Hora: 20.30, TVE-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de junio de 2007