La cárcel Brians-2 recibe los primeros 36 presos procedentes de la Modelo

El nuevo centro penitenciario Brians-2, en Sant Esteve Sesrovires (Baix Llobregat), recibió ayer los primeros 36 reclusos de la cárcel Modelo de Barcelona, una prisión que en los próximos dos meses traspasará un total de 300 reclusos a las nuevas instalaciones. El Departamento de Justicia espera desmasificar la emblemática cárcel barcelonesa en un año y medio, reduciendo casi a la mitad sus internos, que a día de hoy comparten celdas en las que puede haber hasta seis camas.

El furgón encargado de trasladar a los primeros reclusos de Brians-2, con capacidad para 1.500 reclusos e inaugurada el pasado viernes, salió de la cárcel Modelo hacia las 11.30 horas. En la nueva prisión sólo ingresarán presos que cumplen condena y no acogerá a preventivos, aquellos que todavía no han sido juzgados.

Brians-2 permitirá descongestionar progresivamente los centros penitenciarios catalanes, en los que actualmente hay un total de 9.310 reclusos. Siguiendo el calendario de ocupación de la flamante prisión, está previsto que el 31 de junio cuente con 160 internos, con 500 a finales de julio, 600 el 31 de agosto y con 900 a finales de septiembre. A partir del 1 de octubre la ocupación de la cárcel se realizará en función del crecimiento vegetativo del sistema penitenciario y de las necesidades de traslado de internos desde otras cárceles, aunque se calcula que a principios de 2008 esté totalmente ocupada.

Respecto a la Modelo, en la que actualmente conviven 2.098 internos, el traslado de presos se hará de forma progresiva y se espera que a finales de julio el número de reclusos se rebaje a 1.800. El objetivo de Justicia es que con la puesta en marcha de Brians-2 y de la cárcel de Els Lledoners de Sant Joan de Vilatorrada (Bages), que se inaugurará en 2008, la Modelo acoja sólo a presos preventivos hasta su cierre, previsto a finales de 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de junio de 2007.