Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Channel 4 desoye a los hijos de Diana

La cadena emitirá hoy imágenes de la princesa agonizando

Channel 4 hizo ayer oídos sordos a la carta que el viernes pasado le enviaron los príncipes Guillermo y Enrique en la que le pedían que cancelara la emisión de un programa sobre la muerte de su madre, Diana de Gales, en el que se incluyen varias fotografías en su opinión demasiado explícitas. En una larga carta hecha pública ayer, el canal británico se ratifica en su decisión de emitir hoy el programa Diana: los testigos en el túnel, que rememora el accidente que costó la vida a la princesa y su amante, Dodi al Fayed, visto con los ojos de los paparazzi que perseguían el Mercedes instantes antes de que se estrellara contra un pilar del túnel de Alma, en París.

La carta de los príncipes, firmada por su secretario privado, Jamie Lowther-Pinkerton, acusa al canal de "grave falta de respeto" a la memoria de Diana. Y sostiene que el programa causará "una aguda angustia" a Guillermo y Enrique y significará una intromisión "en la privacidad y dignidad de los últimos minutos" de la princesa. Pero Channel 4 insistió ayer en que en ninguna de las fotografías se ve ni a Diana ni a ninguno de los ocupantes del coche y que las imágenes son esenciales para comprender la versión de los fotógrafos -a los que muchos consideran culpables de la muerte de la princesa de Gales- y probar que no entorpecieron el trabajo de los servicios médicos.

La cadena asegura que las fotografías no forman parte del material considerado tabú por la prensa británica y que, de hecho, han sido ya utilizadas en el pasado por The Sun y la BBC. "Tenemos la convicción de que el programa no va más allá, ni visualmente ni en el tono, que otros programas de la televisión británica", asegura el director de contenidos de Channel 4, Kevin Lygo, en su carta de respuesta a los príncipes. "Lamentamos sin ambages la angustia que ha podido causar a los príncipes la cobertura de prensa de estos días sobre el programa (...), pero Channel 4 ha de contrapesar esas comprensibles emociones con el importante valor público que creemos que contiene este documental", sostiene Lygo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de junio de 2007