Elecciones 27M

Rajoy anima a los socialistas "avergonzados" por el ataque de Sebastián a Gallardón a que voten al PP

El líder del PP asegura que su partido "sabe pactar" y recuerda que ya lo hizo con CiU

Mariano Rajoy busca votos en el caladero socialista. Ayer invitó a las personas que han votado a la izquierda y se sienten "avergonzados" por el ataque de Miguel Sebastián a Alberto Ruiz-Gallardón a apoyar al PP. El líder de la oposición, que en estos días insiste en ofrecer públicamente a personas como Nicolás Redondo que se incorporen al PP, aseguró en Barcelona que su partido es abierto y sabe pactar, como hizo con CiU y PNV, y "cumple lo que dice".

Había dudas en el PP sobre si el líder debía darle la relevancia máxima a la polémica por los "asuntos personales" del alcalde de Madrid que salieron durante el debate con el candidato del PSOE. En el fondo, no dejaba de ser una polémica local, y el líder estaba en Barcelona, lejos del debate madrileño. Pero la bola fue creciendo, y al final Rajoy decidió entrar en tromba para tratar de arañar votos al PSOE: "Ayer en Madrid hemos visto la verdadera faz y el verdadero talante del socialismo de Zapatero. Nosotros no somos como ellos, no vamos a entrar en ese juego, no vamos a usar sus armas. Pero a aquéllos que no entienden lo que pasa en España, que están defraudados con el PSOE, que estén desorientados y desde ayer avergonzados, les digo que aquí, en el PP, tienen su sitio. Nos ocupamos de los problemas reales de las personas. De la educación, de la familia, de hacer una política de inmigración como Dios manda. Aquí cualquier persona moderada tiene su sitio".

Más información

Después de esta andanada a su rival, Rajoy, que insistió en no nombrar a Zapatero "porque si no te dicen que eres un crispador", trenzó el mitin más completo de la campaña. Tal vez aprovechando que subía al escenario tras el catalán Josep Piqué, uno de los máximos representantes del ala centrista del partido, una y otra vez insistió en la moderación y los pactos. Y lo hacía precisamente en la tierra de su socio natural, CiU. Rajoy presume de buenas relaciones con Josep Antoni Duran (CiU) y Josu Jon Imaz y sostiene que ya se ha roto lo que el PP define como "cordón sanitario", esto es el pacto de todos contra ellos. Piqué, mientras, aludió a la crisis de Ciutadans y recordó que aunque hace unos meses sólo el PP se oponía al Estatut, "ahora hasta Maragall admite que fue un desastre".

El líder del PP trató casi todos los temas calientes, hizo un resumen de propuestas económicas ya conocidas -eliminación del impuesto de patrimonio y sucesiones y bajar 10 puntos el de sociedades- y dejó varios titulares de polémicas locales y nacionales. Sobre inmigración: "Aquí no caben todos, lisa y llanamente. En ningún país hay regularizaciones masivas". Sobre la crisis de la izquierda: "Las ideas de la izquierda han sido liquidadas por la realidad. Por eso deslegitiman al adversario. Lo hemos visto en Francia, donde el principal argumento era que Sarkozy era una amenaza para la democracia. Pero yo no puedo decir nada porque soy un crispador. Su campaña soy yo, y tengo que aguantarme". Sobre la ocupación de casas vacías, fenómeno muy relevante y polémico en Barcelona: "Si a alguien esto de los okupas les parece una forma alternativa de vida que los meta en su casa, y ya veremos". Incluso recuperó una idea similar a la tan criticada de que no debería bastar con ser mayor de edad para ser presidente del Gobierno: "Nosotros tenemos sentido común, la política es una cosa muy seria, no es para aficionados". Fue el mitin más rotundo. Y eso que lo hizo en la comunidad donde el PP tiene menos fuerza, da casi por perdido su único poder municipal, en Tarragona, y sigue dividido entre el alma españolista de los hermanos Jorge y Alberto Fernández Díaz, y la de Piqué, que trata de arrebatarle votos a CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50