Fórmula 1 | Gran Premio de España

El Banco Santander patrocinará los premios de Italia e Inglaterra

El Banco Santander le ha cogido gusto a la fórmula 1. La entidad que preside Emilio Botín acaba de firmar un contrato para patrocinar durante los próximos tres años el gran premio de Italia, que se celebra en el circuito de Monza y que se llamará Gran Premio de Italia Santander. Asimismo, el próximo gran premio que se correrá en Silverstone se llamará Gran Premio de Inglaterra Santander. El coste del contrato en Italia se sitúa entre los 2,5 y 3 millones de euros por año, cantidad similar a la del contrato británico. El objetivo del primer banco español es potenciar su presencia en ambos países, sobre todo en Italia, donde ha hecho una apuesta fuerte para quedarse con el negocio de ABN Amro en una oferta pública de adquisición (OPA) lanzada con otras entidades. En el Reino Unido, el Santander ya controla Abby.

La entidad ha contratado al joven piloto Bruno Senna, sobrino del mítico campeón brasileño

Más información

No acaba ahí el desembarco del Santander en la F-1. En el Gran Premio de Interlagos de este año en São Paulo, colocará publicidad estática en el circuito, algo que hasta el momento no había conseguido. Además, acaba de contratar al joven piloto Bruno Senna, sobrino del mítico campeón brasileño que el sábado ganó en Barcelona la carrera en la categoría GP-2.

Todo este esfuerzo forma parte de la estrategia del banco por afianzar su imagen o desarrollarla en los países que tiene interés para su crecimiento. La entrada en la F-1 comenzó esta temporada con la incorporación a la escudería McLaren-Mercedes en la que están el español Fernando Alonso y el británico Lewis Hamilton, lo que le asegura publicidad en los dos países de origen de los pilotos. La inversión que supone este contrato atiende a unos 26 millones de euros, que se reparten entre llevar la imagen en el coche y el patrocinio, publicidad, invitaciones en eventos, campañas de televisión y otros asuntos.Ayer en el circuito de Montmeló, el Santander hizo un despliegue de su potencial reafirmando su apuesta por este deporte, que tras la llegada de Alonso se ha convertido en uno de los más atractivos para el público. La F-1 es uno de los ganchos publicitarios con más éxito y todas las grandes empresas se han lanzado en tromba para encontrar un hueco en este mercado. Están los ejemplos de Vodafone; Telefónica, que ha patrocinado el Gran Premio de España; el banco holandés ING; el Royal Bank of Scotland, el Credit Suisse...

El Santander, después de las tres primeras carreras, quiso echar el resto en el Gran Premio de España. El propio Botín acudió a Barcelona, donde se encontró con Bernie Ecclestone y el jefe de McLaren, Ron Dennis. También estuvo el consejero delegado Alfredo Sáenz y el director general, Enrique García Candela. El banco preparó minuciosamente el fin de semana para sus invitados. Alojamiento desde el viernes en el Hotel Ars, asistencia a los entrenamientos del sábado y, por la noche, gran fiesta en la Plaza de Toros Monumental. El domingo, traslado en helicóptero a Montmeló de los 250 invitados al paddock, que es la más privilegiada del circuito. Además, invitó a otras 1.300 personas que se repartieron entre pelouse, tribuna y zona box.

En el paddock de McLaren, el Santander reunió a conocidos empresarios, abogados de postín, asesores de imagen y otros profesionales que se mezclaban en la cola del buffet. Es un momento y lugar que también sirve para estrechar contactos y hacer negocios si se ponen a tiro. Cuando la carrera está a punto de comenzar los VIPS se arremolinan ante la barandilla. Los más tranquilos, que en estos casos hay pocos, se conforman con verlo en las grandes pantallas que se reparten en la sala. Mientras, el gran patrón del banco, Botín, le da los últimos ánimos a Alonso y Hamilton a pie de coche acompañado por el otro piloto, Pedro de la Rosa. La decepción se apoderó de ellos cuando Alonso perdió todas las oportunidades de ganar en la primera curva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50