Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PEDJA MIJATOVIC | Director de fútbol del Real Madrid

"A veces hay que dejar que el problema sea enorme para resolverlo"

En momentos de crisis, Pedja Mijatovic (Montenegro, 1969) se aferra a Pedja Mijatovic. Cuenta hasta ocho. El ocho es su número mágico. Su viejo dorsal. El signo que lo conecta con el lado irracional de la vida y con la buena fortuna. Porque el director de fútbol del Real Madrid se siente un talismán humano. Un predestinado. Tanta fe se tiene que por su cabeza no pasa otra cosa que no sea derrotar al Sevilla el sábado, superar al Barça y ganar la Liga.

Pregunta. Dicen que en la Liga de 1997, el año que salieron campeones, Capello se pegaba a su espalda cada vez que el equipo salía al campo.

Respuesta. Fabio, como todos los entrenadores y los futbolistas, tiene sus rituales, sus cositas. Me acuerdo de todo. Y Fabio sí que solía salir del vestuario detrás de mí. No sé si por mí o por el número ocho que llevaba en la camiseta. El otro día he visto una foto suya de jugador y llevaba el ocho. Ahí me he dado cuenta de que podía ser por el número. Sí, sí... He sido un hombre con suerte. ¿Sabe por qué? Porque siempre soy positivo. No existen los problemas sin solución. Cuando me dicen "¿qué pasa si ahora perdemos la Liga?", no lo entiendo. Y me pregunto: "¿Cómo se puede temer que algo va a salir mal teniendo un sólo día por delante?" No podríamos salir de casa. Porque el riesgo de que te pase algo malo, hoy, es enorme. ¡Enorme! Imagínese que salimos con el ánimo de que las cosas saldrán mal. ¡Jolines! ¡No puedo pensar así!

"Hubo jugadores ligeramente enfadados conmigo. Pero los enfados, a veces, sirven para unir. Una pelea es incómoda, pero puede unir"

"El Barça se encuentra en una situación nueva. Ganó dos Ligas relajado y no sabe vivir con dos equipos por detrás. Están preocupados"

P. ¿Y si las cosas salen mal?

R. Lo resuelves. Con más paciencia o con menos. Algunas veces hay que dejar que el problema se convierta en enorme para resolverlo...

P. ¿Es mejor que crezcan?

R. A veces. Algunos problemas los he resuelto dejando que los conflictos pequeños se convirtieran en grandes porque te hacen concentrar mejor y diseñar una buena estrategia.

P. ¿Tiene el Barça problemas?

R. Se encuentran en una situación nueva. Han ganado dos Ligas de forma que podían jugar relajados el último mes, pensando en la Champions. Ahora es diferente. No saben vivir con dos equipos por detrás. Eso, en un equipo que ha ganado sobrado, asusta un poco. Están preocupados porque cualquier pinchazo puede provocar que seamos líderes. El que va primero, cuando va justo, tiene miedo. Piensa: "¿Y si no ganamos?".

P. ¿Cree en la magia?

R. La suerte es importante. Acompaña a los atrevidos, a los guerreros, a los que no se desvían del objetivo. Y a la gente que no tiene muchas dudas. La gente que piensa "acabaremos fatal", al final, en el fútbol, tiene problemas. No hay que perder la calma porque el fútbol es cambiante. Un partido te cambia las perspectivas de un mes o de un año. Incluso te cambia la historia de un club. Como el partido de Amsterdam [en la final de la Liga de Campeones de 1998]. El gol mío ha cambiado la historia de este club.

P. Woodgate costó 23 millones hace tres años y usted lo ha vendido por diez. ¿Por qué?

R. El chico ha tenido mala suerte. Vino como un gran jugador y sigue siendo un jugador grande porque ha disputado muchos partidos... En el fútbol hay que tomar las decisiones, aunque te equivoques. Las cosas no se resuelven por sí mismas.

P. Pero, si usted dice que sigue siendo un gran jugador, ¿por qué no apostó por él? Woodgate quería regresar.

R. En casos así siempre hay riesgos de lesión. Además, sabiendo que aquí lo va a tener difícil, ha preferido quedarse en su país.

P. ¿Prefirió a Metzelder?

R. Es un jugador interesante, que queda libre, internacional con Alemania... Podría ser una buena solución. En el verano hablaremos de fichajes.

P. Entonces, no le preguntaré por Saviola hasta junio.

R. No tiene sentido. En los últimos meses me he sorprendido de todos los fichajes que nos achacan. Como 40 jugadores.

P. Sí, pero fue el propio club el que filtró el de Cristiano Ronaldo como algo inminente.

P. ¿Cómo? ¿Quién? ¡En el club hay muchísimas personas! Lo preocupante es que la información ha salido. Cuando lo saben más de dos personas, es normal que salga.

P. Y era falso porque renovó por el Manchester United.

R. ¿Y qué? ¿Qué pasa? Por eso digo que no hay que precipitarse, no hay que hacer declaraciones que luego te perjudican.

P. ¿Siente que, si fracasa Capello, fracasa usted también?

R. Nunca pensé que Capello fracasaría. Tuve confianza.

P. ¿No le parece que fue un disparate decir que los árbitros formaban parte de una conspiración antimadridista?

R. Decir "cosas raras" puede significar muchísimo. Nunca hablé de conspiración.

P. El año pasado dejaron a Helguera fuera del equipo porque en su contrato hay una cláusula que fija una prima en caso de jugar más de 30 partidos. ¿Pasa ahora lo mismo?

R. ¿Cómo me puede preguntar una cosa así? ¡Por favor! Este año, Iván se lo ha ganado todo. Ha jugado muchísimos partidos y seguramente jugará otros. Son decisiones del entrenador. En un club como el nuestro, tan importante, con el presupuesto que tenemos, esto [las primas por objetivos] es irrelevante.

P. El presupuesto en salarios de la primera plantilla ha aumentado. ¿No es raro ahora que ya no están ni Ronaldo ni Zidane?

R. Esto de los números hay que preguntárselo al director general corporativo. No es mi trabajo.

P. ¿Ve a Raúl muchos años más en el Madrid?

R. Creo que cumplirá su contrato hasta 2010.

P. Raúl empezó el curso diciendo que, si era un estorbo, se marcharía.

R. Con los jugadores como él nunca hay ningún problema.

P. Los futbolistas insisten en que se han sentido desprotegidos por usted y por Ramón Calderón, el presidente. ¿Siente que uno de sus deberes es proteger al vestuario?

R. Todos hemos cometido errores. Ha sido difícil. Hasta el mes de febrero hemos tenido candidatos diciendo que había que convocar elecciones.

P. Cuando se publicó que algunos jugadores olían a alcohol, usted no dijo nada.

R. No lo he negado, pero tampoco lo he confirmado. En ese momento hubo jugadores ligeramente enfadados. Pero los enfados, a veces, sirven para unir. Una pelea es incómoda y te produce un malestar, pero, pasado un tiempo, puede unir a ambas partes. Eso del alcohol... Debí decir que no era verdad. Los jugadores saben que les he hablado cara a cara a todos.

P. Tal vez usted y Calderón, al ser percibidos como una amenaza, son un factor de unión para el vestuario.

R. Yo no hago las cosas para enfadar al vestuario. El tiempo colocará a cada uno en su sitio.

P. ¿El tiempo ha puesto a Gago en el banquillo y a Emerson en el campo?

R. El fútbol de hoy ya no es como antiguamente. No hay once titulares inamovibles. Hay que utilizar a toda la plantilla. Hay futbolistas que no han hecho nada a lo largo de la temporada y ahora pueden ser decisivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 2007