Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Baloncesto | 'Final Four' en Atenas

"Nuestros jugadores clave han perdido los nervios"

Bozidar Maljkovic sabe lo que es ganar un título europeo con el Panathinaikos. Logró el primero del club griego en 1996. También lo que supone levantar el trofeo en suelo heleno, entrenando a un rival. Lo hizo en 1993, cuando dirigía al Limoges. Pero desconoce lo que supone vencer en una final four a su ex equipo, el Panathinaikos, en una cancha abarrotada por su antigua afición. A eso aspiraba ayer el Tau, que contrató al técnico serbio confiando en que haría bueno aquello de que a la tercera va la vencida.

Pero ni por esas. Los baskonistas se presentaron en su tercera final four consecutiva y la historia se repitió. La presión de los más de 15.000 aficionados griegos que no cesaron de cantar fue demasiada para un equipo que, además, luchaba contra la leyenda de otro rey de los banquillos: Zeljko Obradovic.

"Hoy no hemos tenido nuestra noche", se lamentó Maljkovic. "Nuestros jugadores importantes no han estado al nivel esperado en una final así. Han perdido los nervios y por eso no hemos jugado como debíamos", prosiguió el técnico del Tau, sin asumir ningún tipo de responsabilidad ni reconocer el mérito del rival. "El Panathinaikos ha ganado gracias a nuestros defectos y por las faltas de jugadores importantes como Scola", aseguró Boza, cuya relación con Obradovic no parece cordial. Maljkovic sacó a relucir el baloncesto control, por el que se le ha criticado, y que el serbio extendió al resto de equipos. "¿Por qué no meten más puntos, por qué no se habla de baloncesto control ahora?", preguntó.

"Yo también me pregunto por qué el marcador ha sido tan bajo. Quizá el esfuerzo defensivo no ha permitido jugar más rápido en ataque", respondió Obradovic, evitando polemizar. Al fin y al cabo, se planta en una nueva final como favorito y como el único técnico que ha ganado cinco títulos europeos con cuatro equipos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 2007