Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE:

Perdón para el grapo olímpico

El Consejo de Ministros concede el indulto al ex terrorista y campeón paralímpico Chano Rodríguez

Sus biografías deportivas hablaban de un accidente de circulación que nunca sucedió. Cuando el atleta paralímpico Sebastián Rodríguez, Chano, (Cádiz, 1957) regresó de los juegos de Sidney en 2000 con cinco medallas de oro colgadas del cuello, comenzó a saberse la verdad: aquel nadador parapléjico que asombró a los aficionados no era víctima de la carretera, sino de la huelga de hambre con la que, en 1990, reivindicó desde la cárcel la unificación de los presos del GRAPO en una sola prisión. Chano era entonces uno de ellos, y hasta ayer mismo sobre él pesaba el cumplimiento de parte de una condena de 84 años. Un indulto del Consejo de Ministros acaba de consagrar su camino de vuelta a la sociedad.

El nadador, candidato por el BNG en Vigo, fue condenado a 84 años de cárcel por un asesinato

Desde que sus éxitos deportivos le convirtieron en un personaje público, poco a poco afloró el pasado político y penal de aquel vendedor de cupones de la ONCE que se machacaba en las piscinas públicas de Vigo. Toda la ciudad conocía su antigua pertenencia al GRAPO y su famosa huelga de hambre. No son tantos los que sabían que aquél héroe deportivo, un ejemplo de superación individual que estrechaba la mano del presidente del Gobierno y se rifaban los partidos políticos para apoyar sus candidaturas, era un convicto por su participación en varios atentados con explosivos y por el asesinato del dirigente empresarial andaluz Rafael Padura. Tampoco sabían que aún tenía una deuda pendiente con la justicia en forma de libertad condicional, que la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dio ayer por zanjada, a condición del abono de una indemnización.

Prueba de la superación de su pasado es el apoyo que recibió de la alcaldesa de Vigo, Corina Porro, del PP, para tramitar su indulto. "No sé cuántas cartas habré enviado al Gobierno para solicitarlo, un montón", relata. Del otro extremo del arco político, el candidato del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Santi Domínguez Olveira, acaba de incorporar al paralímpico en su candidatura en un puesto de salida. Y tampoco el PSOE dudó en prestar su apoyo a una iniciativa aprobada por el Ayuntamiento de Vigo por unanimidad, en la que se solicitaba el indulto que finalmente se confirmó ayer. Aquella moción se refería a Rodríguez como "una persona totalmente reinsertada, que demuestra una actitud clara de respeto a las instituciones y un afán totalmente desinteresado de colaborar en las actividades deportivas del Ayuntamiento".

Fuera del mundo de la política, el respaldo económico que Chano Rodríguez recibió del ex futbolista y promotor inmobiliario Valery Karpin, su actual patrocinador, supuso la confirmación de su integración, consagrada por la concesión, en 2001, del título de Vigués Distinguido, destinada a ciudadanos implicados en la sociedad local. Mientras su colección de reconocimientos políticos y sociales seguía en aumento, Chano se las veía con el implacable mundo de la Administración judicial, que le ha obligado durante todos estos años a superar complicados trámites burocráticos cada vez que la competición le reclamaba fuera de las fronteras de España.

Claro que no en todo lugar y ocasión gozó el campeón paralímpico del perdón social que se granjeó en Vigo. Cuando en febrero de 2005, la Diputación de Cádiz, donde nació casi circunstancialmente, hijo de un alto cargo de la Marina Mercante, quiso reconocer su trayectoria deportiva con una placa de oro en el Día de la Provincia, la cicatriz del asesinato del empresario Rafael Padura se reabrió. Varias organizaciones de la patronal reclamaron a la Diputación que diera marcha atrás, y el propio Rodríguez se mostró dispuesto a renunciar a la distinción. Fue una de las pocas ocasiones en que se le ha oído hablar de su pasado, un tiempo que "evidentemente" -reconoció entonces- "a uno le encantaría cambiar".

A vueltas con el indulto

Chano Rodríguez no paraba ayer de darle vueltas al indulto. Apenas tres líneas de la referencia del Consejo de Ministros era, según sus allegados, todo lo que el atleta sabía de la decisión anunciada por la mañana por María Teresa Fernández de la Vega. No contestó al teléfono. Tampoco hizo declaraciones, pese a que su presencia en una gala del deporte en Vigo reunió por la tarde a muchos periodistas interesados en conocer sus impresiones. El campeón paralímpico quería saber "en qué términos" se produciría un perdón que, según la vicepresidenta del Gobierno, sólo está condicionado "al abono de las indemnizaciones fijadas en este tipo de situaciones".Tampoco el jefe de filas del BNG vigués, Santi Domínguez Olveira, aspirante nacionalista a la alcaldía de Vigo, se permitió felicitarse por la decisión del Gobierno. Al igual que Chano, quería saber "qué tipo de perdón" es el concedido. La campaña para Olveira y Rodríguez continúa, con el ex grapo indultado en el número siete de la lista.La reserva es, en todo caso, un rasgo fundamental en el carácter del paralímpico desde que salió de la cárcel en noviembre de 1994 para volver a Vigo. Lo hizo en Teis, su barrio, una zona castigada por las reconversiones navales, donde, mediados los setenta, toda una generación recibió la llamada de un movimiento armado que se conocería con el nombre de GRAPO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de abril de 2007

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información