Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Publicidad ambigua con menores como reclamo

Fotografías de niños desvalidos, cartas y dibujos infantiles, una felicitación por Navidad y una potente campaña de publicidad directa al corazón de los ciudadanos. Éstos han sido los reclamos con los que la ONG Intervida ha conseguido, desde su fundación en 1993, reunir un capital de 50 millones de euros procedentes, según sus directivos, de la donación de casi 250.000 padrinos. Estos ciudadanos nunca han tenido constancia de si su dinero se destinaba "en exclusiva a los beneficiarios directos: los niños apadrinados", o si, por el contrario, eran víctimas de una publicidad engañosa. Así lo destacan los auditores de la Fundación Lealtad, una empresa de análisis de mercado que trabaja gratuitamente para las ONG.

Los informes sobre Intervida corresponden a los años 1998 a 2000, e incluye actualizaciones parciales hasta 2002. En su último informe, la empresa aseguraba que campañas como la del eslogan Depende de ti, acompañando la fotografía de un niño, "pueden inducir a error a los donantes ya que el llamamiento suele estar referido a la necesidad de apadrinamiento de los niños y no se especifica que los proyectos se destinan al desarrollo integral de una comunidad".

Algo debió de influir en los directivos de la Fundación Intervida esta llamada de atención de los analistas porque en las últimas campañas el eslogan fue sustituido por Un puente entre vidas, aunque, de nuevo, con la imagen de un menor como fondo. Pero la ONG continuó con sus reclamos habituales de captación de nuevos donantes: carta de un niño en busca de padrino, el envío de un escrito o un trabajo manual efectuado supuestamente por el niño y una felicitación por Navidad.

A la Fundación Lealtad no le resultó fácil concretar tales apadrinamientos. El 90% de los beneficiarios de los programas de ayuda de Intervida están en Guatemala y Perú, cuyas ONG locales, Fundación Intervida Perú y Fundación Intervida Guatemala, gozan de autonomía para disponer de los fondos. Sus proyectos quedaban lejos de la lupa de los auditores. Ante su insistencia, los directivos de Intervida les informaron de una campaña de mejora del medio ambiente y prevención de enfermedades respiratorias en Guatemala, así como otra de salud bucodental y de potabilización de agua en Arequipa (Perú). Menos información obtuvieron de una empresa española denominada Sociedad General de Inversiones Levante, que los analistas comprobaron que es socia de la ONG. Los directivos de Intervida aclararon que dicha empresa fabrica bolsas de plástico y sus beneficios sirvieron para financiar las delegaciones de la ONG en Murcia y Bilbao, y para captar nuevos padrinos.

Intervida también mantuvo inversiones, siempre según el informe de la Fundación Lealtad, con las empresas Intercom Consulting Group e Intercom Marketing. Los responsables de la ONG alegaron que, aunque no figuraban dichas inversiones en sus cuentas, éstas estaban claras porque habían sido analizadas por una empresa contratada para este fin, BCN Auditores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de abril de 2007