Dos muertos al chocar con un árbol en La Moraleja el coche en que viajaban

Daniel Castilla Marcos, de 20 años, y Christian-Marc Olmos Vente, de 21, ambos vecinos de las urbanizaciones de lujo de La Moraleja y el Encinar de los Reyes, en Alcobendas, murieron en la madrugada de ayer, tras perder el control del vehículo y chocar contra un chopo de gran porte, según informaron fuentes de la Policía Local. Ambos perdieron la vida dada la fuerza del choque.

El accidente se produjo a las cuatro de la madrugada frente al número 25 de la calle del Camino Nuevo, en La Moraleja. Las primeras investigaciones apuntan a que los dos hombres tuvieron un encontronazo frontal con una isleta que hay en ese punto. De hecho, arrancaron una señal de rotonda. El vehículo, un Rover 827, una berlina de lujo, perdió la adherencia al firme y, tras volcar lateralmente, chocó contra un chopo de grandes dimensiones.

El vehículo quedó destrozado: el techo se desprendió del resto de la carrocería. Castilla y Olmos Vente quedaron atrapados en el amasijo de hierros en el que quedó convertido el turismo. Ambos murieron en el acto.

Los bomberos de la Comunidad de Madrid tuvieron que rescatarlos del interior del vehículo, mientras la Policía Local iniciaba el atestado. Los facultativos de una UVI móvil del Summa sólo pudieron certificar los fallecimientos.

Las primeras investigaciones apuntan a que el choque se produjo por un exceso de velocidad. Los fallecidos se conocían desde que eran pequeños, según algunos familiares.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS