Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SVANTE PÄÄBO | Director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva

"Buscamos las diferencias genéticas entre los neandertales y los humanos actuales"

La recuperación de material genético antiguo es un sueño para muchos biólogos que quieren comprender lo mejor posible, al nivel profundo del ADN, especies que vivieron en el pasado. Pero es también una delicada operación de laboratorio que exige medidas de precaución extremas para evitar que las muestras de los fósiles, si es que han conservado ADN, se contaminen y los resultados acaben mostrando genes de los propios científicos o de microorganismos del entorno. Svante Pääbo es un virtuoso del ADN fósil, la máxima autoridad mundial, cuyos resultados impecables le han llevado a poner en marcha el proyecto Genoma Neandertal, para leer las letras químicas de los genes de aquellos humanos europeos extinguidos hace casi 30.000 años.

"El yacimiento de El Sidrón, en Asturias, es muy especial porque los fósiles tienen mucho ADN"

"Con un pequeño torno, como de dentista, hacemos un agujerito y retiramos la primera capa del fósil"

"Lo que haya común en los fósiles de Croacia y los de Asturias será general para los neandertales"

"Analizamos los restos del Hombre de Flores, pero no encontramos material genético en ellos"

Pääbo, nacido en Estocolmo en 1955, médico de formación y biólogo molecular, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Leipzig, Alemania), se estrenó en el trabajo que luego le haría famoso buscando ADN de momias de un museo, momias de hace 3.000 años. Luego fue retrocediendo en el tiempo. "No creo que sea posible recuperar ADN de más de un millón de años de antigüedad, o tal vez medio millón sea el límite...", comenta. Pääbo ha estado en Madrid, invitado por el Museo de la Ciencia de la Fundación La Caixa, para dar una conferencia y anunciar la incorporación de los fósiles del yacimiento de El Sidrón, en Asturias, al proyecto Genoma Neandertal.

Pregunta. ¿Qué edad tiene el ADN más antiguo que se ha recuperado hasta ahora?

Respuesta. Unos 300.00 años. Es ADN conservado en el permafrost [capa permanentemente helada en el suelo] de Siberia y de Alaska. Es ADN de bacterias y tiene unos 300.000 años. Pero el ADN más antiguo que realmente ha sido útil para recabar de él información biológica es de mamut de hace entre 60.000 y 100.000 años.

P. Los científicos del yacimiento de Atapuerca (Burgos) han encontrado ADN en fósiles de osos de hace algo más de 300.000 años de la Sima de los Huesos,

R. Sí, es cierto, y es muy interesante.

P. ¿Cree que habrá ADN en los fósiles de homínidos que hay en la Sima junto a los de oso?

R. Es muy posible. Esos homínidos son un linaje muy antiguo y, como tenemos datos de neandertales posteriores y de humanos modernos, sería muy interesante comprobar a nivel molecular que los humanos de la Sima son antepasados de los neandertales, como creen los paleoantropólogos.

P. ¿Se podrá recuperar ADN útil más antiguo aún?

R. A partir de lo que sabemos de la estabilidad de la molécula de ADN, teniendo en cuenta las influencias del agua, del medio ambiente, de la radiación natural.... no creo que se sea posible recuperar material genético de más de un millón de años, o tal vez medio millón.

P. Pero se han anunciado descubrimientos de ADN de hace millones de años conservado en ámbar.

R. Sí, se han publicado varios artículos sobre bacterias conservadas en ámbar, o insectos, o plantas.... Pero nunca se ha logrado reproducir esos resultados, así que, siguiendo criterios científicos, no son realmente descubrimientos. Yo creo que esos hallazgos son falsos, no se... Se dijo, por ejemplo, que se había encontrado ADN en el hueso de un dinosaurio, pero resultó ser material genético humano, es decir, contaminación de laboratorio.

P. ¿Cómo va el proyecto del Genoma Neanertal? Usted dio a conocer el primer gen en 1997.

R. Sí, era ADN de la mitocondria [orgánulo de la célula, fuera del núcleo]. Pero ahora, con las nuevas técnicas que se han desarrollado de secuenciación masiva de ADN y que estamos utilizando, con ADN del núcelo celular, tendremos una primera versión de borrador del genoma del neandertal en un par de años. Entonces podremos hacer comparaciones con el genoma humano e identificar algunas diferencias.

P. ¿Cuántos neadertales utilizan en el proyecto?

R. Hasta el momento hemos trabajado sólo con los fósiles del yacimiento de Vindija, en Croacia, pero ahora empezamos a trabajar también con los fósiles del yacimiento de El Sidrón, en Asturias, con los arqueólogos españoles. El Sidrón es muy especial porque los huesos tienen mucho ADN, según hemos comprobado en las pruebas iniciales. Ahora integramos a gran escala los fósiles de El Sidrón, con los científicos españoles, en Genoma Neandertal.

P. ¿Cree que eran distintos los neandertales de Vindija y los de Asturias?

R. El yacimiento asturiano es un poco más antiguo (43.000 años) que el de Croacia (38.000 años), y el hecho de tener fósiles de dos sitios diferentes es una tremenda ventaja porque siempre cabe la duda de si los individuos de un lugar tuvieran algo especial respecto al resto. Ahora, todo lo que encontremos común en los fósiles de Croacia y los de Asturias probablemente será general para los neandertales.

P. ¿Son muy invasivas las técnicas que utiliza para buscar material genético de los fósiles?

R. Hay que sacar un poquito de hueso, no mucho, 100 o 200 miligramos para buscar ADN de la mitocondria. Con un pequeño torno, como el de los dentistas, hacemos un agujerito de un milímetro o dos y retiramos la primera capa del fósil para poder extraer el material en el que buscar ADN.

P. ¿Puede avanzar ya algún resultado del Genoma Neandertal?

R. Conocemos el genoma humano y el genoma del chimpancé. Desde luego, el del neandertal estará mucho más cerca del primero que del segundo. El objetivo del proyecto es ver cuantas diferencias son específicas del ser humano actual, es decir, qué diferencias aparecieron después de que nos separásemos evolutivamente de los neandertales. Esto es muy interesante porque nos indicará qué genes son realmente exclusivos nuestros y no de aquellos parientes extinguidos. La mayoría de esas diferencias genéticas carecerán de función importante, pero algunas pueden tenerla.

P. ¿Tal vez relacionadas con el cerebro?

R. Sí. Los neandertales tenían un cerebro tan grande como el nuestro, pero puede que el nuestro funcione de modo algo distinto.

P. ¿Qué porcentaje de diferencia puede haber entre los dos genomas?

R. El 0,1% o el 0,2%. Deben ser tan parecidos que algunas variaciones de los humanos actuales pueden ser mayores.

P. ¿Se podría reconstruir a los neandertales a partir del genoma, en el sentido de descifrar su biología?

R. En un futuro muy lejano tal vez.... Lo primero es conocer en qué nos diferenciamos de ellos, pero quizá sea posible leer esas diferencias de manera que se llegue a descifrar su biología.

P. ¿Tenemos los humanos actuales genes neandertales?

R. A un cierto nivel yo diría que sí, porque puede haber variaciones genéticas humanas que se remonten a 800.000 años, mientras que nuestros antepasados no divergieron evolutivamente de los neandertales hasta hace 500.000 años.

P. Me refiero a genes neandertales, es decir, surgidas después de la divergencia de las dos especies.

R. Si se refiere a si hubo cruces entre las dos especies, no hay pruebas definitivas de que los genes específicamente neandertales contribuyeran a nuestro genoma, aunque pudo haber algún cruce ocasional.... Con el proyecto del Genoma Neandertal vamos a buscar precisamente pruebas directas de cruce entre ambas especies.

P. Además de este proyecto, usted trabaja con más fósiles y ha analizado, por ejemplo, los huesos del Hombre de Flores [los restos hallados en Indonesia que podrían pertenecer a una especie diferente de la humanidad actual pero de hace sólo 17.000 años, y que algunos expertos consideran sólo un Homo sapiens anormal].

R. Sí, hemos analizado esos huesos pero no hemos encontramos ADN. Parece que el clima cálido de Indonesia conserva peor el material genético que el frío.

P. Otro trabajo suyo notorio ha sido el genoma del chimpancé. ¿Están analizándolo ahora?

R. Ya lo terminamos y ahora se está haciendo —otros investigadores también— los análisis. La diferencia entre el genoma del chimpancé y el humano es del 1,2%, que no es mucho... aunque si tenemos en cuenta los fragmentos de ADN insertados y las mezclas... podría ser el 5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de abril de 2007