Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 15.000 vecinos de Parla se quedan sin tren por un atropello

La interrupción del servicio de Cercanías provocó un gran atasco en la A-42

Unos 15.000 vecinos de Parla se quedaron sin servicio de Cercanías ayer por la mañana más de dos horas, después de que fuera atropellado por un convoy el rumano Alam A. S., de 32 años. Esta interrupción provocó graves problemas de tráfico en la autovía de Toledo (A-42), ya que muchos afectados utilizaron sus coches particulares para ir a sus trabajos.

El accidente se produjo a las 6.40 en el kilómetro 22,400 de la línea C-4 (Atocha-Parla), cerca de un gran centro comercial de Parla, cuando, por causas no justificadas, Alam A. S. fue arrollado por un convoy. El servicio quedó interrumpido de inmediato hasta la llegada de la policía y de los servicios sanitarios. Éstos sólo certificaron la muerte de la víctima, dada la gravedad de las lesiones que sufría, según fuentes médicas.

La línea C-4 dejó de funcionar entre Getafe y Parla hasta las 8.40, cuando el juez de guardia ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto Anatómico Forense, donde hoy se le practicará la autopsia.

Los usuarios se toparon con la estación cerrada. La mayoría optó por los autobuses interurbanos, pero éstos no daban abasto a acoger a todos los eventuales viajeros. Ante esta situación muchos viajeros se volvieron a sus casas y cogieron sus vehículos particulares. Fuentes de Renfe explicaron que los empleados de la compañía entregaron "decenas y decenas" de justificantes que pidieron los usuarios para presentar en sus trabajos.

Fue el caso de Silvia, una dependienta de una tienda de ropa en la calle de Preciados, que llegó tarde a su trabajo. "Ha sido horroroso. Todos hemos cogido el coche y ha habido un atascazo enorme. No pasabas de primera y segunda", se quejaba esta parleña.

Por otra parte, la avería de un tren de mercancías a la entrada de tren de Pitis provocó una demora de unos 20 minutos en la circulación de los trenes de circulación que iban desde Príncipe Pío a Chamartín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007