Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara pide que se vigile más a los maltratadores

El Parlamento instó ayer al Gobierno a complementar las medidas de protección a las víctimas de la violencia doméstica que ordenen los jueces, fundamentalmente colocando pulseras de vigilancia a los maltratadores con la finalidad de tenerles controlados y aumentando la vigilancia policial a las mujeres. La decisión de colocar uno de estos dispositivos electrónicos a un acusado de malos tratos sólo es potestad del juez, así que la Cámara sólo pretende con su iniciativa dar un impulso político a estas medidas.

Todos los partidos, menos EHAK, apoyaron la iniciativa, que partió del PSE y fue transaccionada con el tripartito y Aralar. EHAK se abstuvo por entender que este tipo de iniciativas hay que canalizarlas a través de la ponencia parlamentaria que trabaja de manera específica sobre los malos tratos. La parlamentaria socialista Gemma Zabaleta defendió como una prioridad política "defender a las mujeres maltratadas de su peor enemigo", en referencia a sus parejas o ex parejas. Lamentó que las leyes no atajen el problema, por lo que "hay que seguir pensando en las medidas de protección" y advirtió de que "las segundas oportunidades que se dan a los agresores muchas veces son fatídicas".

Un total de 14 mujeres han muerto en España en lo que va de año a manos de sus parejas. Según Kontxi Bilbao, de EB, "desde el punto de vista penal sale muy barato amenazar de muerte a una mujer, porque las ordenes judiciales de alejamiento no se cumplen". "Vigilar a los agresores es prioritario", agregó.

Pensó que estaba muerta

La Ertzaintza arrestó el jueves en Vitoria a un hombre, R.A.U.U., de 35 años, que hirió a su esposa al clavarle un cuchillo durante una discusión familiar. A continuación acudió a comisaría pensando que había matado a la mujer, según informó el Departamento de Interior. Sin embargo, los agentes que acudieron a la vivienda encontraron a la mujer viva, con heridas y cortes en manos y cara. La víctima fue trasladada en ambulancia al Hospital de Txagorritxu, mientras los agentes arrestaron al esposo.

Por otra parte, la Ertzaintza arrestó en Getxo en dos días consecutivos a F.S., de 50 años, por agredir a su esposa. El miércoles, una mujer denunció a su marido por haberle maltratado de forma habitual y los ertzainas le arrestaron. El jueves, la misma mujer denunció que su esposo le había amenazado de muerte, por lo que los agentes le volvieron a arrestar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007