Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bayer suprime 6.100 empleos para digerir la fusión con Schering

El grupo quiere ahorrar 700 millones al año a partir de 2009

El consorcio químico-farmacéutico alemán Bayer anunció ayer en Berlín la supresión de 6.100 puestos de trabajo repartidos por todo el mundo, y que en el caso de España afectará a 49 personas. La reducción de empleo, uno de cada 10 en la división químico-farmacéutica, responde a la necesidad de obtener sinergias y ahorrar 700 millones de euros al año a partir de 2009 como consecuencia de la fusión de Bayer con Schering.

MÁS INFORMACIÓN

El recorte afectará a 3.150 empleados en Europa, de los que 1.500 corresponden a Alemania; 1.000 en Estados Unidos; 750 en la región Asia, Pacífico y Japón más 1.200 en América Latina y Canadá. En la pasada primavera, tras una lucha encarnizada con Merk, Bayer consiguió comprar Schering por 17.000 millones de euros.

En total, el grupo Bayer emplea a 110.200 personas en el mundo; 61.300 en Europa, de los que 44.100 corresponden a Alemania. La dirección anunció que el recorte se llevará a cabo con criterios sociales y de forma "socialmente equilibrada". El presidente de Bayer, Werner Wenning, recordó: "Ya habíamos dicho al comienzo de la integración que para lograr las sinergias sería inevitable una reducción de puestos de trabajo. Por desgracia, estas medidas necesarias tienen que ser aplicadas en un proceso correcto y socialmente soportable".

Según Wenning, "esto comprende la reducción de centros de producción, la eliminación de excesos de capacidad estructurales y personales, la concentración de las actividades de investigación y desarrollo así como la unificación de procesos y estructuras en distribución y administración". Y sostuvo: "Llevaremos adelante la necesaria supresión de empleo global de forma correcta y equilibrada".

Amenaza sindical

El presidente del grupo argumentó que esta necesidad de reestructuración ya la habían puesto de manifiesto cuando integraron de forma equilibrada a 500 directivos procedentes de Bayer y de Schering.

No piensa lo mismo el comité de empresa que celebró ayer en Berlín una asamblea seguida de una manifestación de unos cientos hasta la sede central del consorcio. En pancartas, los manifestantes acusaban a Bayer de no haber respetado las promesas realizadas cuando se produjo la compra de Schering. El presidente del comité de empresa, Norbert Deutschmann, amenazó con bloquear el proceso de integración. Deutschmann mencionó la posibilidad de imponer una decisión judicial de urgencia que retrase todo el proceso de integración. Esto provocaría mayores daños materiales. El comité de empresa emplazó hasta el 13 de marzo a la directiva para lograr un acuerdo. Deutschmann resumió tajante: "La paz social en Schering está ahora en manos de Bayer". La representación de los empleados amenazó con paros.

La reducción de empleos afectará sobre todo a la administración, donde todavía existen muchos puestos de trabajo ocupados dos veces como consecuencia de la fusión. En la administración se prevé eliminar 2.850 puestos de trabajo; 1.850 en la producción y 1.400 en investigación y desarrollo. Berlín, que era la sede central de Schering, es el centro de trabajo más afectado con la pérdida de unos 1.200 empleos. Hasta mediados del año que viene no habrá despidos forzosos en Berlín. La capital alemana ha sufrido desde el final de la guerra un desmantelamiento de su tejido industrial y parece condenada a convertirse en un centro cultural, turístico y de servicios.

Los políticos berlineses reaccionaron con críticas a la decisión de Bayer. El alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit (SPD), declaró que de una "gigantesca empresa con beneficios" él espera que realice la reducción de personal de forma social. Según Wowereit, no se puede dejar tirados a los 600 empleados que se quedan sin perspectivas.

Bayer declaró que se mantendrá a Berlín como sede de la dirección de la empresa y allí estarán representadas todas las funciones centrales. Además, la compañía anunció el traslado a la capital alemana de la sección de oncología que ahora se encuentra ubicada en Estados Unidos. Entre las modificaciones de centros de producción el comunicado de Bayer anunció ayer la creación en Barcelona de una nueva central para todas las actividades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007