Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telecom Italia negoció con Telefónica pero al margen de Pirelli

Más enredo tras el nuevo cruce de declaraciones oficiales entre Telecom Italia y Telefónica a propósito del posible interés de la española en entrar en el capital de la primera. La operadora italiana puntualizó ayer que desde hace unos meses mantiene contactos con Telefónica para sellar un posible acuerdo de colaboración industrial, pero negó que esas conversaciones tuvieran nada que ver con las negociaciones que ha tenido la operadora española con Pirelli, principal accionista de Telecom (18% del capital) a través de su sociedad Olimpia.

El comunicado de Telecom Italia, que recalca que no se ha llegado a ningún acuerdo con la operadora española, sigue así a las declaraciones del presidente de Telefónica, César Alierta, que el pasado jueves dio por "congeladas" las negociaciones con el grupo italiano.

Pero ambos posicionamientos no sólo no clarifican la situación, sino que añaden aún más dudas sobre la relación entre ambas operadoras, porque da a entender que Telefónica mantiene dos negociaciones paralelas: una con Pirelli, para adquirir una participación en Olimpia que le diera derecho a un porcentaje del capital de Telecom Italia, como reconoció Telefónica en un hecho relevante el pasado 12 de febrero; y otra directamente con la propia Telecom Italia y anterior en el tiempo, para sellar una colaboración industrial.

De hecho, Pirelli reconoció ayer por separado, en un comunicado oficial, que las conversaciones con Telefónica estaban congeladas.

Para liar aún más la madeja, y a falta de una explicación oficial por ninguno de los implicados, el diario económico Il Sole 24 Ore publicó ayer que

Telefónica ha congelado sus conversaciones con Telecom Italia debido a que la compañía telefónica italiana se opone a la condición impuesta por el grupo español de ser el socio industrial exclusivo.

Elucubraciones políticas

Sea veraz o no esta justificación, lo cierto es que a Telefónica no le ha gustado nada el revuelo formado en torno a esta posible operación y las elucubraciones de la prensa italiana. La guinda ha sido la irrupción de la eléctrica italiana Enel en la batalla por Endesa, en apoyo de las tesis del Gobierno español, que ve con recelo la oferta de la alemana E.ON.

La operadora española quiere que le desvinculen de cualquier especulación sobre una presumible intervención política para su entrada en Italia, en lo que la prensa empieza a acuñar como eje industrial hispano-italiano.

Por su parte, el multimillonario egipcio Naguib Sawiris desveló ayer que ha realizado una oferta a Telecom Italia para comprarle su participación en Brazil Telecom, la tercera compañía de telefonía fija del país. Sawiris es presidente ejecutivo y principal accionista de Orascom, la mayor compañía de móviles de norte de África y de Oriente Próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007