Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Primeras sanciones por la violencia en el 'derby' andaluz

"La botella era mía, pero la tiró el de arriba"

Un aficionado de Elche se reconoce en televisión y acude al juzgado para declararse inocente

"¡Vaya follón que se ha armado! ¡Qué follón!". Ricardo García Alfonso, de 30 años, vecino de Torrellano, pueblo cercano a Elche, saltó del sofá el jueves al mediodía cuando se reconoció en las imágenes emitidas por un telediario como el presunto agresor de Juande Ramos. "Cuando vi mi cara en la tele, no me lo podía creer. Era yo, pero soy inocente. La botella era mía, pero no la tiré yo, la tiró el de arriba", explicó ayer Ricardo García. Sin perder tiempo, se presentó a las 15.45 del jueves en el cuartel de la Guardia Civil de Écija, en Sevilla, para explicar todo lo ocurrido.

Contó García que viajó a Sevilla para ver el partido contra el Betis en compañía de tres amigos, entre ellos el hijo de su jefe -es empleado de hostelería-; que entraron al campo una hora antes del encuentro porque iban con niños y querían evitar la aglomeración de aficionados; que compraron una botella de agua y otra de refresco para beber durante el partido; y que justo detrás de ellos se sentaron tres jóvenes que comenzaron a insultar a los jugadores del Sevilla. "El ambiente se fue calentando y ellos estaban muy alterados, no paraban de gritar", recuerda Ricardo, seguidor del equipo de su pueblo, el Torrellano, de Preferente.

Durante el descanso, todavía con empate a cero, García sugirió a sus acompañantes bajar de la quinta fila a la cuarta para evitar problemas. Así lo hicieron. "Pero tuve la mala suerte de que me dejé las dos botellas, la de agua y el refresco, en el asiento", apunta Ricardo. Entonces marcó Kanouté. E inmediatamente después vio volar por encima de su cabeza uno de los dos recipientes. El seguidor, según su relato ante las autoridades, se giró hacia su antigua localidad, vio al presunto agresor coger la otra botella, que permanecía junto al asiento, y lanzarla hacia Juande. "Tardó tres segundos en desaparecer del campo", cuenta Ricardo García. Varios seguidores identificaron al agresor. También los miembros de una orquesta de música situada en la primera fila, junto al césped. Las imágenes de televisión captaron sin embargo a García en la grada, cerca del sitio desde donde había sido lanzada la botella.

García repitió ayer su testimonio junto a su abogado, Antonio Martínez Camacho, en un juzgado de Elche. La policía lo considera "un testigo primordial". "Vi quién tiró la botella, pero no puedo decir cómo es. Mi abogado me ha prohibido hablar mucho", cuenta Ricardo, muy nervioso por lo sucedido.

Curiosamente, Juande Ramos vivió en Elche, donde tiene familia, entre 2004 y 2005. El técnico comenzó su carrera como entrenador en el Elche B, en la temporada 1991-92.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007