Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arteixo Telecom entra en beneficios y en Internet con socios gallegos

La vieja 'planta destornillador' de Ericsson hace sus propios productos

Arteixo Telecom (AT) ha entrado en beneficios gracias al desarrollo de productos propios, especialmente para Internet y líneas de AVE. La antigua planta destornillador que fabricaba centralitas telefónicas para la sueca de Ericsson desarrolla ahora sus propios productos. En 2006 la empresa, con accionistas gallegos, ganó 0,48 millones de euros y facturó 16,3 millones. Incluso aumentó el empleo: de 135 a 180 trabajadores.

Arteixo Telecom presentó ayer sus cuentas, sus productos y las nuevas instalaciones de As Pontes (A Coruña), donde lleva dos años trabajando en silencio. La compañía parece haber entrado en su despegue definitivo, al incorporar a su trabajo fuertes inversiones en innovación (el 5% de su facturación) y el desarrollo de productos propios.

Entre otras novedades, la empresa está desarrollando para Telefónica y Vodafone dos router de tercera generación para acceso a Internet.

El plan de crecimiento prevé duplicar su negocio hasta 2009, con una previsión de 30 millones de euros en ingresos y un 40% de sus negocio en la producción y el diseño propio. Arteixo Telecom pertenece, desde 2001, a un grupo de inversores y directivos integrados en la sociedad Global Diez: 29% directivos; 22% Xesgalicia (Xunta); y 49% inversores ligados a la familia de Gerardo García Campos, uno de los fundadores de Intelsis.

Pero no siempre fue así. En 1972 la empresa nació como una planta destornillador para producir centralistas telefónicas para Ericsson. En 1984 pasó a manos de la italiana Telettra y en 1992 a la francesa Alcatel, que decidió deshacerse de la factoría, entonces ubicada en Arteixo.

En el año 2000 pasó a manos de un grupo de directivos, que se autoseleccionó hasta acertar con la actual configuración accionarial y estrategia del negocio. "Yo era consciente de que como fábrica no podíamos competir. teníamos que ir diversificando y desarrollar nuestras propias cosas", explica Rafael Valcárcel, presidente y director general de Arteixo Telecom.

"Creímos tanto en el proyecto que, aun en los momentos más difíciles, no dejamos de invertir en I+D", subraya Valcárcel, quien ha tenido que pilotar el traslado y construcción de la nueva planta y una batalla por ganar contratos. El objetivo de la empresa, en tres años, es que el 40% de su negocio proceda de sus propios desarrollos en telecomunicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de febrero de 2007